MÉXCO, D.F., 14 de septiembre de 2014.- Reparar los daños que el huracán Manuel causó en Guerrero hace un año ha costado al gobierno federal 14,273 millones de pesos, que se han destinado de noviembre de 2013 al 15 de julio pasado para reconstruir comunidades y obras públicas arrasadas por las lluvias, según el segundo informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Los recursos erogados incluyen, por ejemplo, 5,200 millones de pesos dirigidos a la reparación de infraestructura —que comprende al menos cinco carreteras y 10 puentes federales— y 378.3 millones en la reconstrucción de las comunidades de La Pintada y El Capricho.

El monto gastado representa 38.1% de los 37,425.4 millones de pesos que se anunció que tendría en total el Plan Nuevo Guerrero, lanzado por Peña Nieto en noviembre de 2013 para responder a las afectaciones que dejaron las lluvias del 14 de septiembre pasado.

De toda esa bolsa de recursos que se prevé erogar en Guerrero —el estado más afectado por las lluvias de hace un año—, 13,845.5 millones de pesos corresponden al Fondo de Desastres Naturales (Fonden), 8,064.3 al Fondo Guerrero, 13,268.8 a “acciones complementarias” de distintas dependencias federales y 2,246.8 millones de pesos a aportaciones privadas, detalla el portal gubernamental de Transparencia Presupuestaria.

“En beneficio del estado, al 15 de julio, se llevan a cabo 11,700 acciones con un avance financiero por 14,273 millones de pesos”, indica el informe presidencial sobre el Plan Nuevo Guerrero, del que no se ha detallado cuándo debe concluir la inversión.

El documento que Peña Nieto entregó este 1 de septiembre al Congreso destaca que esos recursos se han utilizado en obras como el acueducto del municipio de Acapulco —para combatir la escasez de agua en la localidad—, la reparación de puentes vehiculares en Coyuca de Benítez y Coyuca de Catalán, y la reconstrucción de la comunidad La Pintada, en Atoyac de Álvarez.

Estos recursos también incluyen la construcción de 125 viviendas de esa localidad, entregadas el pasado 26 de mayo en una ceremonia que encabezó el presidente Peña Nieto y en la que dijo que los habitantes “se están reponiendo del dolor que vivieron hace varios meses”.

En septiembre de 2013, un alud causado por las lluvias sepultó decenas de casas y y provocó la muerte de 71 pobladores de esa comunidad, lo que representa uno de los más grandes siniestros en la historia de Guerrero.

La reconstrucción de La Pintada y de El Capricho, otra localidad afectada del municipio de Ometepec, costó 378.3 millones de pesos, según el informe presidencial, el cual también señala que para el resto de 2014 se busca rehabilitar 130 puentes y 1,035 caminos rurales.

Ángel Aguirre, gobernador del estado, entregó el jueves pasado otras 100 viviendas a familias de Acapulco afectadas hace un año, en un acto en el que afirmó que la entidad “se está recuperando” y agradeció el apoyo federal, informó el gobierno estatal en un comunicado.

El ‘golpe’ de las lluvias

Guerrero se ubica al sur de México y tiene una población de 3.3 millones de ciudadanos, de los cuales 69.7% vive en condiciones de pobreza, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Tras el paso de Manuel, 56 de sus 81 municipios de la entidad se vieron afectados y en toda la entidad se registró la muerte de al menos 101 personas. A esos fallecimientos se sumaron otros 56 en estados como Veracruz y Oaxaca, puesto que el huracán golpeó la costa del Pacífico mexicano al mismo tiempo que la tormenta Ingrid llegaba por el Atlántico.

En total, 17 entidades se vieron afectadas, y las lluvias que causaron ambos fenómenos meteorológicos dejaron 886,000 damnificados y fueron tan intensas que llevaron a las autoridades federales a emitir 30 declaratorias de desastre natural.

La cifra representa 57% de las 52 declaratorias que se emitieron entre el 1 de septiembre de 2013 y el 31 de julio pasado, de acuerdo con el segundo informe de gobierno.

Mientras continúan las acciones para reparar las afectaciones de 2013, Guerrero se prepara para las lluvias derivadas del fenómeno meteorológico Odile.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) prevé que Odile se convierta en huracán de categoría III entre este lunes y el martes e impacte a 26 de las 32 entidades del país. Ante esta situación, las autoridades federales estatales y municipales informaron que estarán en comunicación constante para responder a emergencias.

(Información de CNN México)