CHILPANCINGO, Gro., 3 de agosto de 2014.- Diferentes organizaciones sociales, sindicatos, grupos empresariales, ganaderos, campesinos, comerciantes y pobladores de las diferentes regiones del estado, emprendieron una caravana desde el Congreso de Guerrero hacia la Ciudad de México.

La Marcha por la Seguridad, la Paz y el Desarrollo Sustentable del Estado, fue convocada por la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

En el discurso previo al arranque de la caravana, el dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, explicó que la movilización tiene el objetivo de concientizar a la población y las autoridades, recuperar la dignidad de los pueblos y establecer mesas de trabajo con legisladores y funcionarios, para gestionar proyectos productivos, respeto a las policías comunitarias, infraestructura médica y educativa.

Las demandas principales son paz, seguridad, desarrollo económico y social.

“Los guerrerenses queremos seguir siendo como somos, pero no podemos seguir viviendo como estamos. Somos víctimas de una delincuencia generada por el Estado, que ha empobrecido a los ciudadanos y por eso muchos han delinquido, por su pobreza”, expresó el dirigente social.

Sostuvo que el actual sistema político y de gobierno es “criminal”, porque empobrece a la población y calificó como “delincuentes de cuello blanco” a los funcionarios y legisladores por el “saqueo” del país.

Lamentó que, actualmente, todos los ciudadanos son víctimas de la inseguridad, la delincuencia y la violencia.

“A pesar de las diferencias ideológicas o estratos económicos, a todos nos han convertido en víctimas, nos han enfermado de miedo, nos han dividido, nos han confrontado”, dijo.

Plácido Valerio indicó que dentro del plan de trabajo, solicitarán al gobierno federal que detenga los embates contra los sistemas de seguridad comunitarios y la liberación de los presos políticos, como Nestora Salgado.

El dirigente de la UPOEG criticó el alto nivel de impunidad y corrupción que se vive en Guerrero y ejemplificó el caso de los transportistas de Costa Chica y Acapulco, que pagan cien pesos mensuales a los policías federales, para que los dejen trabajar.

Otra de sus críticas fue para la Cruzada Contra el Hambre: “En lugar que nos den jugos embotellados, que le compren tamarindo, naranja o mango a los campesinos guerrerenses, que le compren carne a los ganaderos, que en lugar de darle a la gente huevo en polvo, le compren a los productores”.

En la Marcha por la Seguridad, la Paz y el Desarrollo Sustentable del Estado participaron la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), la Coalición Nacional Campesina y Urbana (CNCU); la Fundación Progreso, los mezcaleros de la sierra, el Frente de Defensa Popular (FDP), el Frente Popular Francisco Villa Siglo XXI, el grupo Mujeres Guerreras, Grupo Sierra, el Consejo Regional de la Sierra de Guerrero, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y más organizaciones sociales.

La caravana salió del Congreso de Guerrero al medio día, con rumbo a la Ciudad de México.

En la caseta de Paso Morelos se le unirían el sindicato de mineros de Taxco y el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

Plácido Valerio informó que los comerciantes del mercado de La Merced donarán mil 500 naranjas y frutas de temporada, así como un trailer con comida, para alimentar a los integrantes de la caravana guerrerense.

La caravana permanecerá seis días en la Ciudad de México, en espera de que se concreten mesas de trabajo con legisladores y funcionarios federales.

Mira la galería aquí: http://bit.ly/1pyduPY