ACAPULCO, Gro., 2 de mayo de 2016.- El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong informó que a partir de esta semana se removerá al personal encargado del manejo de las cámaras del Centro de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones (C-4) y será el Ejército quien tome su control con 414 efectivos, debido a que los ciudadanos no confía en quienes actualmente lo operan.

Como parte de las acciones para fortalecer la seguridad en Guerrero, especialmente en este puerto, Osorio Chong indicó que la Policía Municipal y del Estado deberán ser depuradas, certificarse y procesar a quien haya cometido algún delito “con el objetivo de poner fin a cualquier esquema de protección a criminales”, además de que se equipará con mayor tecnología y se presentará la Unidad Antisecuestro, que ya se había anunciado con anterioridad.

En conferencia de prensa, tras reunirse durante cuatro horas con autoridades de los tres niveles de gobierno, empresarios y representantes de la sociedad acapulqueña, el secretario de Gobernación, admitió que le expresaron la desconfianza hacia los policías y el por qué no denunciaban en los teléfonos de emergencia,  a pesar de que se maneja en el anonimato.

“El C-4 será cambiado de sus integrantes, el personal, y estará a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional y llegarán a ese lugar más de 400 elementos. Ese lugar que no ha dado confianza a los ciudadanos y que de ahí es un lugar estratégico para poder enfrentar cualquier problema de inseguridad. Se ha anunciado también la construcción del C-5 para todo el estado de Guerrero”, detalló el secretario.

Agregó que los municipios serán quienes se encarguen de liquidar a los policías que no pasaron la certificación, ya que sólo deberán laborar quienes sean aptos.

Advirtió que a los policías a quienes se les compruebe algún delito se les deberá procesar, porque “la instrucción del gobierno de la República es que no regresen a su autoridad”.

De igual manera, dijo que el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre deberá nombrar “entre hoy y mañana (lunes o martes)” al nuevo secretario de Seguridad Pública del municipio, “por supuesto, si pasa controles de confianza”, subrayó.

Por otra parte, sobre las fuertes balaceras que se registraron el pasado domingo 23 de abril, donde hubo psicosis por parte de los ciudadanos debido a que reportaron  reportes de tiroteos, Osorio Chong agregó que  ya “se hace un trabajo de investigación para ver quiénes pueden estar detrás de esta información distorsionada”, ya que dijo, “es muy evidente que en redes (sociales) sacaron información de hechos que sucedieron 2007 y 2008 y nada tiene que ver con lo que sucedió el fin de semana”.

Recalcó que “hay un grupo que por años lucraron con estas condiciones y que hoy se ven afectados, están reaccionando con acciones que buscan sembrar miedo y temor. A los ataques no vamos a bajar la guardia ni quitar el dedo del renglón. No vamos a permitir que dividan o inmovilicen a la sociedad guerrerense, seguiremos adelante con mi delegación, hasta establecer el orden y la tranquilidad en todo el estado”.

El secretario de Gobernación responsabilizó a los gobiernos anteriores de permitir que la fuerza de la delincuencia organizada y la violencia aumentaran, ya que manifestó que “por mucho tiempo se debilitó a instituciones locales, dio paso al abandono y con ello a la violencia e impunidad. Varios gobiernos no respondieron al reclamo que la sociedad merecía, de generarles condiciones de seguridad, de paz y de desarrollo”.

Miguel Ángel Osorio Chong anunció que la estrategia de seguridad que actualmente se lleva a cabo continuará, pero se le hizo algunas adecuaciones, pues en materia operativa se fortalecerán los esfuerzos en las 11 colonias que han sido detectadas con mayor índice de delincuencia en el puerto.

En materia de comunicación, en los próximos días se dará conocer un vocero único en materia de seguridad para el estado de Guerrero, para dar información certera que contrarreste las campañas de desinformación, expresó Osorio Chong al referirse “a los hechos que hace unos días ocurrieron en Acapulco y Chilpancingo se acompañaron de esas campañas de desinformación en el que se decían actos que no sucedían, les informaban de personas lastimadas o lesionadas que no estaban sucediendo y que nunca pasaron esos hechos”, recalcó.

El secretario de Gobernación informó que estas acciones forman parte del compromiso que se hizo con los 600 representantes de las organizaciones que asistieron a la reunión que se llevó a cabo este lunes en el Fórum de Mundo Imperial en Acapulco, en el que les dijo que “el combate a la delincuencia no será fácil, ni sencillo, ni inmediato”.