MÉXICO, DF, 13 de diciembre de 20914.-En los últimos años el número de divorcios en México se incrementó de manera considerable, al pasar de 86 mil 042 en el 2010 a 99 mil 509 en el 2012, situación que obliga a poner mayor atención a los menores que se ven afectados emocionalmente por dicha situación, aseguró la diputada federal Sonia Rincón Chanona.

En entrevista, la legisladora de Nueva Alianza destacó que de acuerdo con datos del INEGI, en la última década la cantidad de matrimonios celebrados a nivel nacional ha disminuido en 19.3 por ciento, mientras que los divorcios han tenido un incremento de 74.3 por ciento.

Al respecto, Rincón Chanona subrayó que estas cifras son de preocupar ya que en muchos casos existen consecuencias psicosociales derivadas de la desintegración familiar, como las afectaciones emocionales que sufren los hijos de padres divorciados, y que pueden repercutir negativamente en su conducta, autoestima y aprendizaje.

En este sentido, manifestó que algunas señales de alerta de que los menores están sufriendo consecuencias negativas por la separación son la falta de interés en actividades escolares, aislamiento, rebeldía, problemas de conducta, insomnio, dificultad para socializar, entre otros.

Además, dijo que las cifras revelan que el 54.4 por ciento de las personas que se divorcian estuvo casado durante 10 años o más, 17.4 por ciento vivió casada de seis a nueve años, y en 27.2 por ciento de los casos el matrimonio no duró más de cinco años.