El Estado Mexicano se mantiene en el camino de la violencia política, el uso excesivo de la fuerza pública, el autoritarismo, la arrogancia, la represión y la brutalidad, aseguró Vidulfo Rosales Sierra, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

El defensor lamentó la brutalidad policial empleada en el desalojo de los maestros disidentes, ocurrido la noche del martes en Acapulco.

Dijo que el gobierno mostró “su arrogancia por no atender las demandas sociales”, ya que el bloqueo de la CETEG ocurrió por la cancelación de una audiencia que ya tenían programada con el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava.

“Eso fue lo que provocó el bloqueo, esa desatención y en el momento del desalojo hay una intervención inadecuada de la Policía Federal, un uso excesivo de la fuerza pública, una brutalidad policiaca que se manifiesta claramente en la muerte de un compañero”, dijo en referencia a Claudio Castillo Peña, el maestro jubilado que falleció este miércoles.

Rosales Sierra sostuvo que la Policía Federal rompió los protocolos de actuación, al atacar a un anciano con incapacidad motriz.

“Él tenía una incapacidad, no era para que se actuara de esa forma, que se le golpeara de esa forma. Él no podía caminar, usaba bastón”, recordó el abogado de Tlachinollan.

Puntualizó que el alto número de heridos y de detenidos (106 según la información oficial) está fuera de los parámetros del uso normal de la fuerza pública.

Vidulfo Rosales también habló sobre la visita a las instalaciones de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, que realizaron Christoph Strässer, delegado del Gobierno Federal alemán para la Política de los Derechos Humanos y la Ayuda Humanitaria y Viktor Elbling, embajador de Alemania en México.

Dijo que esta acción es fundamental para visibilizar el caso Ayotzinapa a nivel internacional, principalmente cuando “el gobierno mexicano intenta establecer una verdad histórica inexistente” para cerrar el caso.

Para el defensor, la visita de los representantes alemanes da inicio a una lucha internacional.

Explicó que los organismos de derechos humanos y la comunidad internacional estarán atentos a lo que ocurre en Guerrero y en el país, lo que derivará en recomendaciones al Estado Mexicano para que mantenga abierto el caso Ayotzinapa.

“Eso resulta vital, porque México tiene varios acuerdos con la Unión Europea y con varios países más. Es importante que el gobierno alemán pueda poner sobre la mesa una carta de preocupación para el gobierno de México. Para nosotros es muy importante que se le pidan explicaciones al gobierno de México, que se le pidan cuántas de los avances en el caso de nuestros 43 desaparecidos”, destacó Rosales Sierra.

Puntualizó que algunos otros países, como Estados Unidos, Canadá y Dinamarca, han enviado cartas y solicitado información a los padres de los estudiantes desaparecidos.