CHILPANCINGO, Gro., 27 de diciembre de 2015.- Una memoria de hechos históricos y anécdotas personales, es el primer libro de Francisco García González que a manera de relatos y poema en prosa, reúne una serie de historias que describen la cultura e identidad de los pueblos de la región Tierra Caliente de Guerrero.

La manera cruda en que sobreviven los campesinos de Tlapehuala, los mineros, los comerciantes, las familias antiguas, los niños, los consejos de las madres y la sabiduría de los abuelos de Coyuca de Catalán y Zirándaro, es lo que se aprecia en Relatos de luz y sombras que publica editorial Trinchera.

Los 16 relatos cortos expresan  temas de amor y realidad que los campesinos tienen por la tierra, el valor a la naturaleza, el respeto por los animales y la transformación de un pueblo a través del levantamiento armado por la valentía de defender lo que les pertenece.

Originario del municipio de Tlapehuala, Francisco García González en un lapso de dos años y medio, recabó una colección de hechos suscitados entre los años 50, 60, 70, 80 y en la actualidad.

En entrevista el autor dijo que el objetivo era hacer textos inspirados en y para su madre,  María González Pineda, pero el ánimo y consejo de profesores, periodistas, activistas y estudiantes lo impulsó a publicar los textos en un libro y dedicárselo también a su extinto padre, Francisco García Alonso.

“Cuando se hicieron más escritos y, por el ánimo, consejo así como la revisión de los amigos, decidí publicarlos y dedicárselo también a jóvenes que enfrentan esta guerra absurda del crimen organizado, la crisis económica y la mala aplicación de políticas públicas del Estado”, indicó el autor.

De 51 años de edad y de profesión de licenciado en Economía, García González manifestó que con su primera obra intenta contribuir en incitar a los jóvenes a leer, escribir y publicar lo que piensen.

“En realidad sólo relato y describo la cotidianidad de la gente de un pueblo jodido y con pocas esperanzas de lograr progresos individuales. No me consideró escritor, pero si deseo que la gente lea, escriba y a través de la lectura y escritura sueñe, se imagine una sociedad poco más justa”, expresó el calentano.

Relatos de luz y sombras  muestra historias cotidianas como: Hasta para morir hay que tener gracia, que nos describe el recuerdo nostálgico en la perdida de un ser querido, ese ser que parecía tener una asociación con la naturaleza, quien le dio una señal a la hora de partir de este mundo.

Además de: La vida fugaz y breve del buen pierrot, que es una descripción viva de ese ser al que llaman el mejor amigo del hombre. Los guijiles, recuerdos de una infancia vivida entre enseñanzas de viejas costumbres, los juegos de niños que se asocia con un árbol representativo de Tierra Caliente que describe el autor. 

21 de Marzo, muestra la nostalgia que una persona siente al extrañar un padre, esa persona que enseñó a vivir en esta vida, pero se ha marchado y nunca volverá a ver.

Mataron a Don Delfino Olvera. La historia de un crimen que sigue sin esclarecer, las incógnitas de ¿fue por servir a su pueblo? O ¿por un amor prohibido?, también nos recuerda la disputa por la tierra que tienen los pueblos. Que afirman que de la tierra nacemos, crecemos, comemos y morimos.

El libro tiene una gran diversidad de relatos y poemas entre los que también se destaca ¡Ora Cabrones!, Las Minas, Las muchachas de Tierra Caliente, entre otros.

En su primera edición, fue presentado en Chilpancingo, en el museo José Juárez de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), además de en el Instituto Patria Siglo 21 y en el Colegio México. Y se presentará en Jiutepec, Morelos y California, Estados Unidos.