NUEVA YORK, EU., 25 de febrero del 2014.-  La detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán es un gran logro para las autoridades mexicanas, pero la coordinación con dependencias de Estados Unidos para combatir al narcotráfico debe mantenerse, consideró The New York Times.
En su editorial, el diario destaca el triunfo que la detención de Guzmán Loera significa para el Gobierno mexicano.
“El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto tiene un triunfo que celebrar, pero también enfrenta el enorme reto que representa detener a alguien tan poderoso y peligroso”, señaló el rotativo.
De acuerdo al Reforma, para el diario estadounidense, la obligación de combatir al crimen organizado tanto en Washington como en el país no termina con la caída del capo.
“La confianza de los mexicanos en el Gobierno, en su seguridad y en la aplicación de la ley, no se restablecerá de un día para otro. México y Estados Unidos no deben ceder en sus esfuerzos para presentar a líderes del narco ante la justicia, aunque la lucha se torne más violenta y difícil”.
El diario estadounidense reconoce los obstáculos que el Gobierno podría enfrentar tras la detención de Guzmán, como la sucesión en el mando del Cártel de Sinaloa, las manifestaciones violentas de grupos como Los Zetas e, incluso, la capacidad de autoridades mexicanas de mantener en prisión a Guzmán Loera, tras el antecedente de su fuga en 2001.
“Él ya escapó de una prisión de máxima seguridad y ha demostrado su habilidad para conducir sus negocios estando en la cárcel. Existe la presión para extraditar a Guzmán a Estados Unidos, donde enfrenta múltiples cargos federales”, consideró el rotativo.
Información del arresto de “El Chapo” reveló que la operación se concretó en coordinación con agentes de la DEA y el uso de dispositivos de localización estadounidenses.
The New York Times subraya la responsabilidad que ambos gobiernos deben asumir ante el narcotráfico.
“No debe haber ilusiones de que un arresto significa misión completa. Fue Estados Unidos quien respondió a la insaciable demanda de los productos de Guzmán, así como con dinero y armas. La responsabilidad de la tragedia que criminales como Guzmán expandieron pertenece a ambos lados de la frontera”, finalizó el medio internacional.