MÉXICO, DF. 9 de febrero de 2015.- José Murat Casab, quien se desempeñara como gobernador de Oaxaca durante el periodo de 1998- 2004, refutó al periódico The New York Times la acusaciones sobre la propiedad de 6 inmuebles apócrifos de lujo en Estados Unidos (mismos que habrían sido adquiridos a través de “empresas fantasma” según precisa el diario) y demandó que se realicen “las aclaraciones pertinentes de manera inmediata”.

 

Y es que el medio estadounidense inició este sábado 7 de febrero con la publicación de una serie de reportajes que advierten sobre la existencia de una red inmobiliaria permite la compra de bienes residenciales en el corazón de Estados Unidosm, ello a través de compañías ficticias y contratos apócrifos en materia de vivienda que “involucran a Murat Casab en los ilícitos”, publican Animal Político, Milenio y Reforma.

 

De acuerdo a la investigación realizada durante un año por reporteros del New York Times, el exfuncionario público de emanación priísta” ha adquirido una media docena de propiedades en los Estados Unidos”, de forma ilegal, sin que haya sido requeridos fiscalmente y bajo un régimen de secretismo que permite operaciones fraudulentas en la ciudad de Nueva York, particularmente en el Time Warner Center (complejo neoyorquino constituido por dos torres gemelas enlazadas entre sí).

 

Cartas sobre la mesa y con los reflectores sobre sí, el exgobernador Murat Casab reconoció que posee 2 departamentos en Estados Unidos, sin embargo, aclaró que ambos inmuebles se localizan en Utah (y no en Nueva York como se le acusa), sin mencionar que fueron adquiridos hace 10 años por una cifra cercana a los 300 mil dólares (el equivalente a unos 4 millones de pesos, de acuerdo al tipo de cambio de la época).

 

“Personalmente, y a través de mi abogado, se le respondió a la Sra. Luise Story (quien firma la nota) y a su equipo que no soy dueño de propiedades en Nueva York, haciéndole las aclaraciones pertinentes: en todo Estados Unidos únicamente (mi familia y yo) compramos 1 condominios en el estado de Utah”, precisa José Murat Casab en una carta dirigida a Margaret Sullivan, quien se desempeña como editora en jefe del New York Times.

 

A lo largo de la misiva, el también tres veces diputado federal por Oaxaca califica de “incomprensible” que un medio de la talla del New York Times lo “involucre en una situación del todo falsa y que compromete mi reputación y la de mi familia, por lo que en favor de la precisión que se merecen sus lectores y para evitar mayor daño moral del que me han causado”, aunque en ningún momento afirma que emprenderá una demanda por difamación en contra del impreso.

 

Según lo dicho por José Murat Casab, este habría adquirido sus 2 propiedades en Utah a pocos meses de concluir con su administración al frente de Oaxaca, de manera que el ahora coordinador Ejecutivo del Consejo Rector del Pacto por México se encuentra a la espera de que el New York Times desista de publicar el ‘especial’ dedicado completamente a su caso, mismo que será divulgado el próximo miércoles 11 de febrero bajo el título de ‘Los Corredores del Poder Mexicano’.

 

Como parte de sus diligencias, el rotativo estadounidense precisa que casi la mitad de las propiedades residenciales más caras en Estados Unidos fueron compradas de manera anónima a través de empresas ficticias, que el 37% de los condominios en el Time Warner Center son propiedad de extranjeros, y que al menos 16% de este grupo han sido investigados por el gobierno estadounidense bajo presunción de fraude.

 

Además del exgobernador Murat Casab, el diario analiza a otros personajes como Tom Brady (mariscal quaterback del equipo de futbol americano Los Patriotas de Nueva Inglaterra), Jimmy Buffet (cantante y compositor de música tipo western, surf o country), Pablo Ardila (exgobernador de Colombia investigado por presuntos actos de corrupción), etc.

 

Cabe mencionar que de entre toda la bagatela de personalidades implicadas hasta el momento con el ‘paraíso fiscal de bienes inmuebles’, el también licenciado en Derecho de 65 años se perfila como uno de los pocos que jamás a ha enfrentado la justicia o se encuentra en libertad.

 

Leer más en New York Times, Animal Político, Milenio, Reforma y El Universal