CHILPANCINGO, Gro., 16 de julio de 2015.- El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, negó que se estén atrasando o negando recursos a la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) como reprimenda contra el rector por algún interés político de por medio.

Días atrás se había publicado en varios medios locales que Ortega había retenido más de 500 millones de pesos al subsidio de la máxima casa de estudios por supuestas “actitudes revanchistas” hacia el rector, situación que negó el mandatario estatal a través de un desplegado que compartió a través de redes sociales.

Que quede claro: durante mi gestión no ha habido retraso y mucho menos retención del recurso asignado para gastos de operación, el cual, según el anexo 4 del presupuesto de egresos 2015 publicado en el Periódico Oficial del estado de Guerrero, especifica el subsidio asignado a la Universidad Autónoma de Guerrero por el Congreso del Estado por la cantidad de 480 millones de pesos de aportación estatal, más otros 50 millones que propusimos para el Fortalecimiento de la Institución Educativa. Con base a este presupuesto asignado por el Congreso se le han venido ministrando, mes con mes y de manera puntual, los recursos correspondientes a la UAGro, e incluso se le han otorgado alrededor de 30 millones de pesos para el Fortalecimiento Financiero, a pesar de nuestro poco margen de maniobra.

En el tema de la asignación de recursos de mi gobierno a la UAGro no hay interés político alguno de mi parte, ni veo al rector como mi enemigo. El único enemigo aquí, el de todas y todos los guerrerenses es: la pobreza y la violencia extrema, los rezagos estructurales ancestrales y la falta de recursos financieros suficientes para enfrentar la difícil situación que atravesamos.

Atacar al gobernador no resolverá el problema. Buscar soluciones conjuntas sí, para eso nos formamos los universitarios, para encontrar alternativas y resolver los problemas y conflictos sociales en paz, como lo he demostrado en estos ocho meses de gobierno”.

Finalmente, invitó a Javier Saldaña Almazán a establecer una mesa de trabajo y diálogo, en la que se revisen los temas de cruces de nóminas para subsanar irregularidades, evitar los dobles tiempos completos y proceder conforme a derecho; el ruce de información para esclarecer los supuestos adeudos y deslindar responsabilidades y para diseñar un esquema de apoyos especiales que mitiguen las carencias urgentes de la UAG, reconociendo que la vía de solución radica en la gestión conjunta ante las autoridades federales correspondientes.