CHILPANCINGO, Gro., 8 de enero de 2014. El coordinador de la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos, Manuel Olivares Hernández, aseguró que existe una estrategia de Estado para abatir a los luchadores y dirigentes sociales, ya sea a través del encarcelamiento o incluso el asesinato.

El diario Milenio, publicó este martes una nota en la que, de acuerdo a reportes de Gobernación, se asegura que los movimientos sociales que tuvieron mayor actividad durante el 2013, como el magisterial y las policías comunitarias, tienen nexos con la guerrilla y están por iniciar una lucha armada.

Entrevistado al respecto, Olivares Hernández criticó la información vertida en los reportes de Gobernación.

Expresó: “Es preocupante ver la manera tan fácil en que pueden armar una estrategia, una serie de datos o hechos para fabricar nexos que no existen”.

Subrayó que los activistas Minervino Morán, Bertoldo Martínez Cruz, Raymundo Sánchez Taboada, Arturo Campos Herrera, Gonzalo Molina González, Bernardino García Francisco y otros más que se mencionan en la nota de Milenio, llevan una vida pública desde hace años y las actividades que realizan son a favor de los derechos humanos y el bienestar social.

“Incluso la publicación de esta nota tiene un fondo y es que el Estado mexicano y el gobierno de Guerrero muestran su verdadero rostro, que detrás de la sonrisa y el saludo amable hay una actitud perversa que trata de confundir a los luchadores sociales y a la población”, reprochó.

El coordinador de la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos agregó: “Están preparando las estrategias para eliminar físicamente a los luchadores sociales, ya sea a través de la cárcel o asesinándolos”.

El nombre de Manuel Olivares Hernández también figuró en la nota de Milenio.

De él, se menciona que mantiene “un vínculo subversivo muy marcado” con Francisco Monroy Hernández, director del Taller de Desarrollo Comunitario (Tadeco) y se asegura que formaba parte del grupo guerrillero EPR en 2006, para luego pasar a la clandestinidad y reaparecer posteriormente como defensor de los derechos humanos.

Incluso se le etiqueta como “de marcada ideología marxista-leninista”.

Al respecto, Olivares Hernández declaró: “Causa indignación que inventen esa información tan delicada, que niego que tenga veracidad, es una respuesta a nuestra actitud incorruptible, porque nos mantenemos firmes en la defensa de la gente más desprotegida, de los sectores que han sido muy golpeados y cuya lucha ha sido criminalizada”.

El defensor de los derechos humanos negó que tenga relación con grupos guerrilleros, como se afirma en la nota de Milenio.

Aseguró que este tipo de información y nexos creados por el Estado forman parte de una estrategia para golpear a los movimientos sociales y al igual que en el 2013 se registraron al menos 13 ejecuciones extrajudiciales contra dirigentes sociales y activistas, advirtió que al parecer en el 2014 se prepara otro exterminio.

“La mejor respuesta para defendernos de esta nueva estrategia es promover cohesión y unidad, incrementar medidas de auto protección, mientras más unidos estaremos más seguros”, dijo.