CIUDAD DE MÉXICO, 29 de marzo de 2016.- Lázaro Araujo Burgos y Lázaro de Jesús Araujo Juárez, padre e hijo, que compraron el predio por donde escapó Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, les fue negado un amparo por supuesta incomunicación durante su detención y arraigo.

De acuerdo con información de la Judicatura Federal (CJF), ambos personajes buscaban que se les retirará la orden de arraigo y la ampliación de la misma, además de que aseguraban que no tenían contacto con familiares ni llamadas telefónicas.

“El Juzgado Décimo de Distrito en Materia de Amparo Penal en la Ciudad de México informó, en el amparo 891/2015, que negó la protección de la justicia federal a dos quejosos que buscaban dejar sin efecto la orden de arraigo y su ampliación, que les fue dictada por un Juez de Distrito Especializado en Cateos, Arraigos e Intervención de Comunicaciones.

“Asimismo, la autoridad jurisdiccional determinó sobreseer respecto del señalamiento de incomunicación reclamado, ya que en autos se demostró que durante el arraigo ambos quejosos recibieron visitas a diario de su madre y esposa, respectivamente, además de que se les permitió realizar una llamada telefónica al día”, señala la CJF.

De acuerdo con la lista de acuerdos de la Judicatura, el juez federal señaló que el arraigo y su ampliación constituyen actos de tracto sucesivo, porque después de decretarse por el plazo inicial (de 40 días), su ampliación será por un lapso idéntico, garantiza la eficacia de la investigación de delitos, al evitar la sustracción de la persona señalada como probable responsable de hechos posiblemente constitutivos de delito.

Los detenidos fueron señalados como probables responsables de delitos relativos a la delincuencia organizada, específicamente, se les relaciona con el Cartel de Sinaloa, del cual es líder El Chapo.

La nota aquí.