ACAPULCO, Gro.,7 de enero de 2015.- Durante los primeros días de diciembre, alrededor de 300 maestros, de al menos cinco zonas escolares, suspendieron clases en sus instituciones educativas, debido a que el crimen organizado había estado pidiendo como ‘cuota’ parte de sus aguinaldos. Además se había registrado un repunte en los secuestros de docentes.
 
63 planteles de preescolar, 51 de primaria y 84 de secundaria se vieron afectados ante la ola de violencia. Dichos planteles educativos se localizan en las colonias Emiliano Zapata, Colosio, Sabana, Renacimiento y Pie de la Cuesta.
 
El secretario de Educación, Salvador Martínez Della Roca, tuvo conocimiento de que 31 mil 355 estudiantes se quedaron sin clases y unos 2 mil trabajadores iniciaron un paro de labores.
 
Bajo dichas circunstancias, los docentes marcharon el pasado 2 de diciembre sobre las principales avenidas del puerto para exigir a las autoridades estatales y federales les garantizarán patrullajes policiacos de manera permanente.
 
El pasado viernes 6 de diciembre, sujetos desconocidos se llevaron por la fuerza a tres profesores y dos alumnos de la escuela primaria Silvestre Castro, ubicada en la unidad habitacional Adolfo López Mateos.
 
El 8 de diciembre sujetos desconocidos ingresaron a la escuela número 100 en la colonia Coloso, ubicada en Acapulco, donde rociaron gasolina y prendieron fuego a unas de las oficinas de la institución educativa. Los sujetos lograron huir del lugar, no sin antes dejar un mensaje en una cartulina blanca, en el que advertían que habría represalias si no se cerraba la escuela.