CHILPANCINGO, Gro., 14 de abril de 2015.- El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Jaime Nava Romero, acusó al gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, de “no poner orden” en el estado.

 

El líder empresarial advirtió que “el espíritu de anarquía se contagió a todos los sectores”, después de que iniciaron las movilizaciones de la escuela normal rural de Ayotzinapa y del magisterio disidente, tras la desaparición de 43 normalistas el 26 de septiembre en Iguala.

 

La anarquía se está contagiando en todos los sectores. Desde el año pasado a la fecha cierran las calles los que venden ropa, cierran el paso a desnivel los ancianos que no reciben apoyo, ¡quien sea cierra la puerta del palacio de gobierno!, y no es para menos el hecho de que quieren se manifiestan hoy buscan sus intereses o la justicia a través del poder de las marchas y bloqueos”, lamentó en entrevista.

 

Nava Romero sostuvo que en Guerrero “hay ingobernabilidad” y criticó al gobernador por “no poner orden” con el poder que le confiere la constitución como Ejecutivo estatal.

 

Una muestra de que el estado es ingobernable, dijo, es que los trabajadores del Poder Judicial están en paro laboral desde hace varios días, sin que la magistrada presidenta del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Lambertina Galeana Marín, tenga la capacidad de negociar y resolver el conflicto.

 

Es uno de los tres poderes en el Estado, se supone que quien encabeza el Poder Judicial es un apersona capaz, que debería poner orden. Pero tan mal está Guerrero, sus poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, que son incapaces. Ese es el reflejo mismo de la ingobernabilidad. Esa es la realidad”, recriminó el empresario capitalino.

 

A pesar de criticar la poca capacidad de Ortega Martínez para resolver la ingobernabilidad en Guerrero, el presidente de Coparmex reconoció que lo mejor es ratificarlo como gobernador suplente.

Argumentó que resta un periodo muy corto de gobierno, de apenas 5 meses, por lo que no es viable que haya cambio de mandatario.

 

Si no se ratifica a Rogelio Ortega como gobernador suplente, el estado se convulsionaría más. Si viene otro gobernador habría cambios en los cargos, vendrían otros servidores públicos o personas que vienen a experimentar en el cargo, sin conocer, sin ética y sin proyecto de trabajo. Van a venir a hacer otro desorden. Nuestro estado ya está saqueado y se arriesga a otro saqueo si viniera otro interinato”, advirtió el líder camaral.

 

Respecto a los proyectos de Coparmex, informó que en los próximos días se realizarán foros entre candidatos y empresarios, para conocer las propuestas de los aspirantes a puestos de representación popular y presentarles las demandas de la ciudadanía.

 

También anunció la realización de la Expo Coparmex, que el año pasado se realizó en el zócalo de Chilpancingo, antes de que fuera tomado por los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), que se mantienen en plantón desde hace meses.

 

Nava Romero indicó que el proyecto ya fue aprobado, por lo que espera que dentro de unos meses haya condiciones para realizarlo en el zócalo.

 

En caso de que el magisterio disidente mantenga el plantón, Coparmex tendrá que modificar el formato de la expo feria y buscar otro espacio para su desarrollo.

 

La expo consiste en un evento de capacitación, mesas de negocio, exposiciones comerciales y construcción de redes empresariales.

 

El dirigente empresarial detalló que este acto será financiado por la iniciativa privada, la federación y los gobiernos estatal y municipal, con una inversión que ronda entre los 2 y 4 millones de pesos.

 

Jaime Nava recordó que el último evento organizado por Coparmex fue irrumpido por el magisterio disidente y una organización de transportistas, quienes golpearon a los asistentes e hicieron huir a los estudiantes de preparatoria y universidad que asistieron a las conferencias magistrales.

 

En esa ocasión, el empresario solicitó al gobernador el apoyo de policías del estado para garantizar la seguridad, pero lo único que recibió fue el argumento de que sólo había 300 policías gordos.

Nava Romero reconoció que existe el temor de que, nuevamente, la CETEG irrumpa en el evento y lo sabotee.

 

Sin embargo, confía en que las cosas salgan bien: “Las cosas no pueden estar mal todo el tiempo, tenemos que pensar positivamente y no podemos esperar hasta que tengamos condiciones 100 por ciento favorables para impulsar proyectos encaminados a reactivar la economía”, dijo.