CHILPANCINGO, Gro., 14 de diciembre de 2015.- La mañana de este lunes, el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Robespierre Robles Hurtado presentó un informe de las condiciones en que recibió el Poder Judicial y destacó que “en la elaboración del Presupuesto para el 2016, no se tomó en cuenta los gastos para defensoría de oficio, ni el aumento para las nuevas instalaciones que se construirán con motivo a la implementación del nuevo Sistema Penal Acusatorio”. 

La presentación del informe pormenorizado que hizo Robles Hurtado, fue a puerta cerrada en el auditorio del TSJ en el centro de Chilpancingo.

En entrevista al final de dicha presentación expresó que sobre el Presupuesto para el 2016, no hay una cantidad real a ejercer, pero se estima que el TSJ tenga “570 millones de pesos, pero se va a ver qué tanto se puede ampliar y lograr una situación un poco más adecuada”. 

Cuestionado sobre el recorte presupuestal que tendrá el tribunal el próximo año, argumentó que han promovido una serie de comparecencias básicamente ante la Comisión de Presupuesto y de Gobierno (del Congreso local) para iniciar pláticas y ver cómo se va a balancear el tema, porque al parecer cuando se elaboró el presupuesto y se presentó, no se tomó en cuenta la defensoría de oficio, ni el aumento a las instalaciones nuevas que se construirán con motivo de la implementación de justicia penal”.

Robles Hurtado declaró que fue hoy lunes, en que hicieron la solicitud formal para las comparecencias ante el Congreso, afirmando que esperan que esas actividades puedan “circunscribir cuando menos las necesidades básicas”, y puedan trabajar sin incurrir en una deficiencia. 

En cuanto a la relación con Xavier Olea Peláez, quien es el nuevo fiscal General del Estado, aseguró que ya se ha reunido con él y acordaron seguir en coordinación con la Secretaría Técnica para la Implementación de la Justicia Penal, para buscar el mejoramiento del Sistema Penal Judicial en su integridad.