CHILPANCINGO, Gro., 18 de marzo de 2015.- Antonia Morales Vélez dijo que no se les ha informado sobre una supuesta expulsión de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), y que si existiera algo así no tendría valor absoluto pues no se decidió en congreso.

La integrante de la Comisión Política de la zona centro dijo que desde la publicación en los medios de esa supuesta expulsión no han sido notificados y que de haber alguna notificación de esto, no sería legal, pues para aplicar el principio 22 es necesario que este se determine por votación en un congreso con miembros exclusivos de la CETEG.

La líder magisterial recalcó que a ellos no les preocupa esta supuesta expulsión, y que seguirán con la lucha por los normalistas de Ayotzinapa.

“Si estoy dispuesta a aceptar regresarme a mi centro de trabajo si la decisión de expulsarme se da dentro de las formas legales y por asamblea, se tiene que anteponer los intereses de la masa y no los intereses personales”, declaró la profesora.

Ante el supuesto cambio del lugar del plantón que mantienen en el zócalo de la ciudad dijo que ellos no permitirán que este sea removido, pues son negociaciones que se han realizado por grupos con intereses personales y no por el beneficio de la lucha.

Dijo la docente que de manera oficial no han sido avisados de que el campamento debe moverse y que lo único que saben de este tema es por la entrevista que dio este martes, Mario Moreno Arcos, presidente municipal de Chilpancingo en una emisora radiofónica, en la que el edil capitalino dijo que ya se estaban llegando a acuerdos con algunos líderes del movimiento para la entrega del zócalo .

Aseguró Morales Vélez que las bases siguen insistiendo en permanecer en ese lugar y no buscaran mover el plantón, “es por eso que a la marcha vienen solo algunos representantes de las siete regiones a marchar, porque los demás compañeros se quedaron cuidando el plantón en caso de que quieran levantarlo”, aseguró.