MÉXICO, DF, 29 de junio de 2015.- El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) reveló que en los restos de uno de los normalistas asesinado el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, presentaba señales de tortura previo a su fallecimiento, con lo que desechó la posibilidad de que sus lesiones hayan sido provocadas por un animal, como lo aseguró la Procuraduría General de la República (PGR) en sus investigaciones.

En conferencia de prensa, los expertos aseguraron que el cadáver de Julio César Mondragón presentaba fracturas craneales y hematomas en la parte trasera del abdomen, causas que le originaron el fallecimiento y no por supuesto ataque de un perro.

Lo que es evidente, si me preguntan por el caso de Julio César Mondragón, es que él fue objeto de torturas con fractura craneal con lesiones internas, tanto en pulmón como hematomas que le provocaron la muerte, la autopsia señala, en pruebas científicas, antes de su muerte que hay lesiones premortem que son lesiones debidas a tortura, no hay otra explicación que explique la causa de su muerte”.

Sigue la nota, aquí: https://mexico.quadratin.com.mx/Normalista-de-Ayotzinapa-muerto-presentaba-signos-de-tortura-expertos/