CHILPANCINGO, Gro., 6 de enero de 2015.- Con la toma de cada una de las casetas de la Autopista del Sol en días recientes, la disidencia magisterial y a normalistas obtuvieron ingresos promedio de 200 mil pesos cada hora, según cálculos de trabajadores que operan la vía de peaje que conecta al DF con Acapulco.

 

De acuerdo a una publicación de Excélsior, la toma de tres de las cinco casetas de peaje de la Autopista del Sol por parte de los miembros de la CETEG ocurrió en uno de los momentos de mayor afluencia por el regreso al DF de los vacacionistas de fin de año.

 

El cálculo del beneficio económico por las tomas fue hecho por empleados de Caminos y Puentes Federales (Capufe), quienes laboran en esas casetas.

 

Por ejemplo, en Palo Blanco había un flujo de 81 autos entrando y saliendo de Acapulco por minuto el pasado fin de semana, lo cual representó cuatro mil 860 unidades por hora, que multiplicado por 50 pesos significó ingresos de 243 mil pesos por hora, además del boteo de manifestantes en camiones.

 

Desde el 4 de diciembre pasado, el gobierno federal anunció que no permitiría la toma de casetas de peaje rumbo a Acapulco o viceversa, para proteger a los turistas de la temporada invernal.

 

Las autoridades determinaron que durante las vacaciones el costo de todo el trayecto desde la Ciudad de México sería de únicamente 250 pesos, es decir, 125 pesos de ida y 125 pesos de regreso para favorecer el turismo hacia ese destino turístico.

 

En al menos tres casetas se presentaron recurrentes manifestaciones que, en forma simultánea, suman pérdidas de 850 mil pesos por hora durante el lapso en el que los manifestantes impidieron el cobro del peaje, de acuerdo con información oficial.

 

La incursión de manifestantes ha mermado el ingreso de Capufe desde septiembre de 2014, mes en el que, y hasta el pasado 19 de diciembre, el costo por todo el recorrido de la autopista México-Acapulco era de 500 pesos, la mitad de la tarifa normal (mil pesos).

 

Lee más en Excélsior