MÉXICO, DF, 02 de noviembre de 2014.- En México, la violencia de los últimos cuatro años ha incrementado la tasa de homicidios entre niños y adolescentes, pero ese aumento es muy superior en Guerrero y Chihuahua, donde ocurrieron 12 y 17 homicidios infantiles por cada 100 mil habitantes menores de edad.

Mientras el promedio nacional es de cuatro homicidios por cada 100 mil habitantes menores de 18 años, esas dos entidades triplican y cuadruplican, respectivamente, el promedio nacional, convirtiéndose en los estados más peligrosos para los niños y adolescentes.

El estudio Alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio con Equidad, elaborado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México (Unicef), reveló que el crimen organizado incrementó la mortalidad de menores de 18 años, presentándose con mayor énfasis en esas dos entidades, y después en Nuevo León, Sinaloa y Nayarit.

“Estos datos pueden asociarse con el contexto de creciente violencia que ha experimentado el país en los últimos años, vinculado a la lucha contra y entre el crimen organizado”, señala el informe de Unicef.

Al hacer un análisis de cómo se han vuelto más vulnerables los niños a muertes por homicidios, el organismo señaló que datos de la misma Presidencia de la República, entre 2006 y 2010, registraron 34 mil 612 fallecimientos por homicidio, la mayor parte ocurridos en Chihuahua, con 10 mil 135 muertes, seguidos por Guerrero, donde ocurrieron 2 mil 739 casos.

En contraste, Tlaxcala, Baja California Sur y Yucatán registraron el menor número de fallecimientos durante el mismo periodo, con 13, 19 y 26 homicidios, respectivamente.

Más información: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/11/02/990187