MÉXICO, DF, a 8 de enero de 2015.- Los familiares que fueron afectados con la desaparición de sus hijos los pasados 26 y 27 de septiembre de 2014 en la ciudad de Iguala, Guerrero, no han solicitado el asesoramiento y apoyo de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

 

Según el comisionado de la CEAV, Julio Hernández Barros, se ha platicado con los padres así como con su representante y abogado, Vidulfo Rosales, del Centro de Defensa de los Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, para que reciban las garantías necesarias para resolver el caso de sus hijos, sin embargo han recibido negativas.

 

En entrevista con Quadratín México, Hernández Barros, encargado de llevar los casos de los normalistas desaparecidos, aseguró que los parientes han decidido no acercarse y resolver el tema a su manera así como no inscribirse en el acervo de víctimas.

 

Resaltó que el padre del primer estudiante identificado en el río San Juan, de Cocula, Alexander Mora Venancio, descartó ser auxiliado y prefirió esperar a que los restos de su hijo sean traídos a México y determinar la situación.

 

Nos hemos reunido con los padres para darles la información y apoyo necesario, también el acompañamiento legal para resolver su situación ha sido rechazada, todas estas decisiones nos han sido comunicadas por medio del señor Vidulfo, que es él contacto directo con ellos.

 

De manera inmediata nos acercamos después de que la noticia se dio a conocer, pero hasta el momento no han buscado el asesoramiento, incluso el padre del primer normalista identificado también rechazó el acercamiento de la Comisión y aseguraron que ellos resolverán el caso por sus propios medios”, dijo Hernández Barros.

 

El comisionado aseguró que hasta la fecha se ha dado apoyo económico a un par de familias de dos víctimas identificadas en las primeras fosas halladas en Iguala, donde se encontraron 28 cadáveres.

 

En cifras generales, reveló que el registro de la CEAV cuenta con 177 víctimas registradas, 43 de manera directa con la desaparición de sus seres queridos y 134 afectados de manera indirecta, estos reportes fueron anexados a la lista por petición de un juez federal.

 

Es importante señalar que a diferencia de los familiares de los normalistas, otras personas afectadas por el mismo delito de desaparición se han acercado, es importante que diga que este caso destapó otros cientos de casos que estamos analizando para comprobar su veracidad.

 

Los jóvenes de la Normal de Ayotzinapa destaparon otros casos y muchas personas se han atrevido a hablar, pero con el compromiso de que sus identidades no fueran reveladas por seguridad”, explicó.