CHILPANCINGO, Gro., 25 de septiembre de 2014.- El párroco de la iglesia de San Miguel Totolapan, José Ascensión Acuña Osorio, había sido secuestrado previamente y posteriormente liberado, tras entregar 300 mil pesos, aseguró su hermano gemelo y también sacerdote, Santiago Acuña Osorio, según publica El Sur.

Informó que el padre Ascensión ya había huido del pueblo después de la agresión, pero sólo había regresado a entregar 50 mil pesos al grupo de sicarios y por el temor al no haber entregado los 300 mil pesos decidió abandonar definitivamente el poblado.

Según la fuente, el padre Santiago Acuña informó que una semana antes el alcalde de San Miguel Totolapan, Saúl Beltrán Orozco, llamó a su hermano para pedirle que regresara a la parroquia, asegurándole que ya no le pasaría nada, ni tendría que pagar cuota a los delincuentes. Ante la petición del alcalde, el párroco regresó a su parroquia, pero de inmediato fue sacado de la casa parroquial con violencia por un grupo de sicarios armados.

Este miércoles la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) informó el sacerdote había sido encontrado sin vida en el cauce del río Balsas, a la altura de la comunidad de Santa Cruz de Las Tinajas, perteneciente al municipio de San Miguel Totolapan, en la región de la Tierra Caliente.

Checa la nota completa aquí: http://suracapulco.mx/archivos/210646