CHILPANCINGO, Gro., 6 de enero de 2015.- Una nueva versión de los hechos ocurridos el pasado 26 de septiembre en Iguala sale a la luz: el padre de un adolescente del equipo de fútbol Los Avispones y futbolistas pidieron ayuda a los soldados del 27 Batallón de Infantería tras los ataques a automovilistas y al camión del equipo de tercera división. El padre marcó en cinco ocasiones a la Policía Federal para que fuera a rescatar a los sobrevivientes, pero nadie atendió su llamado.

 

Según lo publicado por El Sur, luego de una reunión con integrantes de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) en la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Codehum), el padre reveló que los militares dijeron que no podían intervenir.

 

En cuanto a los federales indicó que cada vez que les hablaba en respuesta pedían el nombre de la calle antes de mandar a un grupo de policías. Insistió en que no había calles, pues es la carretera federal.

 

Estimó que los soldados del 27 Batallón estuvieron unos 20 minutos con los futbolistas heridos y se retiraron porque se sentían desprotegidos.

 

El padre, que reservó sus datos, también denunció el “trato inhumano” de agentes del Ministerio Público del fuero común cuando tomaron declaraciones a los futbolistas la madrugada de esa noche sin importarles que iban heridos, afectados por la agresión, con miedo a otro ataque, y tras varias horas de esperar de pie estaban cansados y casi se dormían parados.

 

Lo único que les interesaba era anotar su declaración”.

 

Lee más en El Sur