MÉXICO, DF, 20 de julio de 2015.- El fracaso de la primera fase de la Ronda Uno abrió la posibilidad que no se dé la inversión en el sector energético en la magnitud que se suponía.

La producción de petróleo seguiría en disminución, lo cual afectaría la balanza petrolera, el crecimiento económico y el comportamiento de los mercados financieros, consideró Vector Casa de Bolsa en un reporte citado por Reforma.

La adjudicación de sólo dos de 14 bloques concursados en la primera fase de la Ronda Uno tendrá implicaciones sobre las próximas subastas de las diferentes zonas petroleras, señala.

Sigue la nota aquí