CHILPANCINGO, Gro., 19 de marzo de 2014.- La Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR) exigió la intervención de organizaciones estatales, nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos, por el “plan de aniquilación” que el Estado presuntamente emprendió contra la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

El dirigente de la ACNR, Arturo Miranda Ramírez lamentó que con la llegada de Ángel Aguirre Rivero a la gubernatura, inició una estrategia de aniquilamiento contra la CRAC, un sistema de seguridad y justicia comunitario que surgió hace 17 años para detener los atropellos que sufría la población de la Montaña, por parte del Ejército y las policías.

Recordó que cuando Aguirre Rivero llegó al poder, se reunió con los dirigentes y consejeros de la CRAC. Esta reunión, dijo, fue con el objetivo de controlar el sistema comunitario.

En dicha reunión, la autoridades comunitarias solamente pidieron el apoyo del gobierno estatal para tener mejor armamento, que les ayudaría a defender sus pueblos del acecho de los grupos criminales.

El gobernador se comprometió a entregar armamento y radios para la operación de la Policía Comunitaria, así como respaldo de la Policía Estatal en caso de posibles intervenciones de la delincuencia organizada en sus territorios.

Sin embargo, dijo, el mandatario estatal no cumplió ninguna de sus promesas y aprovechó la división entre la CRAC y la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), para confrontar a los pueblos y debilitar el sistema comunitario.

Recordó que en el cambio de responsables de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, los pueblos confiaron en Eliseo Villar Castillo, quien figuraba como un ferviente defensor de la CRAC.

“Atrás de un elemento radical, está un peligroso oportunista… Así resultó ser Eliseo Villar”, expresó Miranda Ramírez.

Relató que una vez que Villar Castillo quedó al frente de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, dio un giro drástico a su postura radical ante el gobierno.

Este cambio ocurrió inmediatamente después de que éste se reunió en privado con el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

“Según la percepción de los pueblos de la Montaña, el gobernador le llegó al precio a Eliseo Villar”, sentenció el dirigente de la ACNR.

Explicó que tras esta reunión, el gobernador empezó una “campaña perversa” de hostigamiento y persecución contra los dirigentes de la comunitaria, a través de Eliseo Villar Castillo, quien de manera arbitraria y sin consenso popular expulsó de la CRAC a sus compañeros de Huamuxtitlán, a Tixtla y El Paraíso.

En ese sentido, detalló: “Le dejó las manos libres al gobernador para que aprehendieran a Nestora Salgado, Arturo Campos y Gonzalo Molina, para que aplicara la Ley Doble Cero que aplicaba el gobernador Figueroa, que cuando alguien le estorbaba sólo había tres opciones: entierro, destierro o encierro”.

De acuerdo a Arturo Miranda Ramírez, al gobernador Ángel Aguirre “le estorba” la CRAC para darle paso a la Policía Rural.

Por ello, dijo, el mandatario utiliza a Eliseo Villar y su grupo de seguidores para someter a los pueblos de la CRAC, quien la noche del martes baleó a 300 ciudadanos de San Luis Acatlán, que fueron a la Casa de Justicia a reclamar la detención injustificada de varios compañeros.

Por ese motivo, este sábado 22 de marzo se convocó a los pueblos de la Montaña a una asamblea popular, para desconocer de la CRAC a Eliseo Villar Castillo.

Sobre la supuesta agresión a balazos que sufrió en días pasados el aún responsable de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, señaló que posiblemente se trate de un “auto atentado”.

Para el dirigente de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), no es más que una estrategia federal para aniquilar a los grupos de autodefensa y Policía Comunitaria que no están bajo el control del gobierno.

Miranda Ramírez explicó que a través de Eliseo Villar Castillo, el Estado trata de crear conflictos para desarticular, desde adentro, a la Coordinadora Regional de Autoridades comunitarias.

El objetivo de los gobiernos federal y estatal, dijo, es que los compañeros de la CRAC se asesinen unos a otros.

Por ello, exhortó al Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, a realizar una visita a San Luis Acatlán, para que funjan como observadores y mediadores del conflicto interno de la CRAC.

También pidió que otros organismos estatales, nacionales e internacionales, dedicados a la defensa de los derechos humanos, para que den cuenta a nivel mundial que en Guerrero no se respetan los derechos humanos.

Miranda Ramírez indicó que la ACNR se mantendrá al pendiente de cualquier posible atentado que puedan sufrir los miembros de la CRAC, por parte de Eliseo Villar Castillo y su grupo de seguidores, así como de grupos paramilitares que esté infiltrando el gobierno estatal para desmantelar el sistema comunitario.