CHILPANCINGO, Gro., 1 de febrero de 2014.- El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Ramón Navarrete Magdaleno, exhortó a los gobiernos municipal, estatal y federal a brindar seguridad a los grupos de autodefensa en Guerrero, luego que el dirigente de la Unión de Pueblos del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, fue interceptado por un grupo armado en el municipio de Quechultenango.

De acuerdo a información publicada en El Universal, el ombusdman guerrerense indicó que las medidas cautelares hacia integrantes de los grupos de autodefensa se deben aplicar en tanto termina el proceso de su legalización, con pleno respeto a sus derechos humanos.

Agregó que ya constató que el gobierno estatal, mantiene medidas cautelares para proteger la vida del ex dirigente de la CANACO, Pioquinto Damián Huato, a raíz del atentado que sufrió el martes de la semana pasada cuando regresaba de una asamblea en El Ocotito.

El vocero oficial del gobierno de esta entidad, José Villanueva Manzanarez, confirmó por su parte, que se mantienen las medidas cautelares en torno a la protección física tanto del ex dirigente de la CANACO, Pioquinto Damián Huato, y del también dirigente de la Unión de Pueblos del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio.

Añadió que esas mismas medidas cautelares continúan aplicándose al ex dirigente de la CANACO, Pioquinto Damián Huato.