CIUDAD DE MÉXICO, 2 de febrero de 2016.- Los padres de familia y expertos en materia de política de drogas, pidieron al Congreso de la Unión abrir la legislación con fines terapéuticos y medicinales a la investigación científica y desarrollo farmacéutico, ya que ello posibilitaría el acceso a los tratamientos a más bajo costo.

De acuerdo con Raúl Elizalde, papá de Grace, primera mexicana en utilizar tratamiento a base de cannabis bajo amparo, el tratamiento de su hija, que se adquiere como un suplemento alimenticio tiene un costo aproximado de 2 mil 500 dólares anuales (46 mil 750 pesos), mientras uno de los más comerciales a la venta en Estados Unidos, usado como paliativo en casos de cáncer, cuesta entre 171 mil y 343 mil pesos.

“Estos precios son muy altos, tenemos que buscar una importación urgente, pero que se vea la investigación nacional y tener una industria nacional, regulada de calidad y a precios más accesibles para todos, está en sus manos hacer estas regulaciones”, resaltó el padre de Grace, una pequeña que hasta antes del tratamiento sufría diariamente hasta 400 crisis severas de epilepsia, mismas que según sus padres se redujeron a más de la mitad.

Al participar en la Mesa “Regulación en relación a su uso medicinal o terapéutico”, como parte de las audiencias públicas para las alternativas de la regulación de la marihuana, en el Senado de la República, Martín Mosqueda Ventura, Director de coordinación de Programas de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), apoyó esta postura.

La nota completa en Quadratín México.