CIUDAD DE MÉXICO, 29 de febrero de 2016.- El Súper Martes electoral en Estados Unidos, que se ha arraigado desde hace cuatro décadas como el maratón político más intenso del año, tiene el potencial de encumbrar a los aspirantes demócratas y republicanos con mayores probabilidades de ganar la nominación de sus partidos, informa la agencia de noticias del Estado mexicano, Notimex.

Los triunfos consecutivos del republicano Donald Trump en Nueva Hampshire, Carolina del Sur y Nevada, así como las victorias de la demócrata Hillary Clinton en Iowa, Nevada y especialmente en Carolina de Sur, los posicionan para amarrar potencialmente sus respectivas nominaciones.

Concebido en 1976, el Súper Martes ha evolucionado hasta reflejar el complejo mosaico demográfico de Estados Unidos, en contraste con las mayorías caucásicas que pueblan Iowa y Nueva Hampshire, y este año abarca 12 estados y un territorio disímbolos, desde las liberales Massachussets y Vermont hasta las conservadoras Texas y Alabama.

Por ello el botín de casi mil 700 delegados demócratas y republicanos suele recompensar a los políticos con mayor capacidad organizativa, con más dinero en el bolsillo y con mayor popularidad entre segmentos diversos del electorado, desde estados abrumadoramente rurales como Alaska hasta semi cosmopolitas como Virginia.

La lista completa incluye a Alabama, Alaska, Arkansas, Colorado, Georgia, Massachusetts, Minnesota Oklahoma,Tennessee, Texas, Vermont y Virginia. También votan Samoa Americana y los demócratas en el exterior, la mayoría residentes en México.

Para los republicanos representa 641 delegados en juego, y mil 34 para los demócratas, si bien algunos quedan en libertad de definir su voto en las convenciones partidistas de julio.

Sigue la nota aquí.