CHILPANCINGO, Gro., 20 de enero de 2014.- A partir de esta semana, cientos de estudiantes de escasos recursos que cursan el nivel medio superior o alguna de las decenas de licenciaturas que ofrece la Universidad Autónoma de Guerrero, podrán beneficiarse de los servicios del Comedor Universitario en sus nuevas instalaciones, que fueron construidas ex profeso, en un área anexa a las canchas deportivas.

Al respecto, el responsable del Comedor, David Ortiz Campos, señaló que en los últimas semanas se suspendió el servicio para preparar el traslado a las nuevas instalaciones y también porque la administración de las canchas deportivas reclamó el espacio que ocupaban provisionalmente luego de la contingencia climatológica del año pasado, asimismo señaló que no habían recibido la ministración de los recursos necesarios para adquirir alimentos.

La construcción del edificio que albergará al Comedor Universitario se inició en 2013, como parte de una serie de remodelaciones en el campus que alberga también a las preparatorias 1 y 9 en esta capital, frente a la alameda Granados Maldonado. Entre las obras ejecutadas, fueron demolidos y reconstruidos los edificios docentes que albergan ambas unidades académicas, en un proyecto que incluyó recuperación de áreas comunes y barda perimetral.

Señaló Ortiz Campos que para la construcción de las nuevas instalaciones se habían ubicado provisionalmente en un local ubicado sobre el paseo Alejandro Cervantes Delgado, sin embargo con el paso de la tormenta “Manuel”, el lugar resultó afectado por lo que se trasladaron durante un tiempo a un área de las canchas, donde operaron en forma improvisada durante más de tres meses.

Agregó que una vez que la administración universitaria liberó los recursos para la adquisición del equipamiento y demás insumos, se regularizará la operación y adelantó que el Comedor continuará cumpliendo la función social para la que fue creado, que es apoyar a los estudiantes que proceden de las regiones, la mayoría de recursos limitados, en su alimentación.

También puntualizó que no se aplicará incremento alguno a los costos de los alimentos, mismos que se mantienen en cuatro pesos para moradores de casas de estudiantes, siete pesos para el resto de los universitarios y quince pesos para el público en general. El servicio se brindará en los horarios ya establecidos y se operará de acuerdo con el calendario escolar que rige a la Universidad.