ACAPULCO, Gro., 4 de febrero de 2016.- El gobernador Héctor Astudillo Flores puso en marcha este miércoles la segunda etapa de construcción del rastro que beneficia a habitantes de Acapulco y de áreas suburbanas.

Según un comunicado, con una inversión de 46 millones de pesos se beneficiará sobre el manejo, venta y distribución de más 14 mil toneladas de carne anualmente, mediante un proceso de certificación Tipo Inspección Federal (TIF), garantizando un servicio higiénico y de calidad.

Astudillo dijo que esta obra debe ser un ejemplo de lo que se tiene que hacer en el estado, para ofrecer servicios de calidad y garantía tanto a la población, como a los ganaderos.

Destacó que por su certificación TIF, tendrá alto nivel y contará con el respaldo de las instituciones encargadas de verificar las condiciones de salubridad.

Acompañado del secretario de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (SDUOPyOT), Rafael Navarrete Quezada, el gobernador adelantó que en próximos meses se trabajará en la planeación de instalaciones de esta naturaleza en Chilpancingo y Zihuatanejo.

Refirió que con la inauguración de este rastro se podrá dar servicio también a las regiones Costa Grande y Costa Chica para mayores opciones de desarrollo económico.

Por su parte, el titular de la SDUOPyOT explicó que en esta segunda etapa se construirá el estacionamiento, obras exteriores, áreas verdes, planta potabilizadora, planta de tratamiento de aguas residuales, para bovinos, porcinos, oficinas administrativas, corrales, pavimentaciones, accesos, estacionamientos y se concluirá con el equipamiento total de las distintas áreas del rastro.

La construcción de esta obra incluye línea de bovinos con capacidad para 35 cabezas; línea de sacrificio de cerdos, con capacidad para 90 cabezas; tres cámaras de refrigeración para 75 canales bovinos cada uno y 2 cámaras de refrigeración para 90 cerdos. En total surtirá una demanda de 9 mil toneladas de carne de res y 5 mil de cerdo al año.