ACAPULCO, Gro., 10 de agosto de 2015.- Después de que hombres armados y desconocidos asesinaran al promotor de la Policía Comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero, Miguel Angel Jiménez Blanco, el dirigente de esa organización, Bruno Placido Valerio, dijo que aquel tenía información muy importante y delicada relacionada con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y esa es una de las líneas de investigación.

Bruno Placido explicó que había sido amenazado en varias ocasiones por realizar la búsqueda de los estudiantes desaparecidos y apoyar a los familiares de los otros desaparecidos que han sido encontrados en fosas clandestinas en el municipio de Iguala.

Aseguró que los integrantes de la UPOEG, tanto policías como ciudadanos, se encuentran en alerta porque son vulnerables a cualquier atentado en su contra.

Por su parte, el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, dijo que es importante que las autoridades del gobierno federal y estatal le den el reconocimiento a estos grupos de policías comunitarios, que les den capacitación y se conviertan en verdaderos grupos de colaboración para brindar seguridad a los habitantes de sus pueblos.

Familiares, habitantes de Xaltianguis y sus compañeros policías de la UPOEG le dieron el último adiós con música de viento y una misa en la iglesia del pueblo.