CHILPANCINGO, Gro., a 19 de noviembre de 2013.— Con el fin de disminuir el robo de vehículos y el tráfico de autopartes, el diputado local perredista, Alejandro Arcos Catalán, propuso tipificar estos delitos como graves.

En entrevista, expuso que saber que se posee un vehículo robado, así como “vender, traficar, enajenar, adquirir, recibir o comercializar todo o partes de la unidad vehicular implica una conducta delictiva que debe ser considerada como grave, porque la persona que realiza este acto, tiene la voluntad de delinquir y de contravenir las disposiciones penales”.

Actualmente, quien no compruebe la legalidad de un vehículo en su posesión puede ser sancionado con pena de cinco a 12 años de prisión, según Código Penal del Estado. En caso de aplicarse la sanción mínima, el sentenciado tiene derecho a salir bajo caución porque no es considerado como delito grave.

Por ello, Arcos Catalán planteó que se incremente la pena: de seis a 12 años, “de tal manera que quien cometa estos ilícitos, no tenga el derecho de libertad provisional bajo caución y ello contribuya a inhibir este delito.”