MÉXICO, DF, a 8 de octubre de 2014.- Al participar en el mitin realizado esta tarde en favor de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, el actor Daniel Jiménez Cacho, y el vocalista del grupo musical mexicano Café Tacuba, Rubén Albarrán, hicieron una enérgica protesta contra el Gobierno Federal por su tardía intervención en el lamentable caso guerrerense.

 

“Hacemos una enérgica protesta contra el Gobierno Federal por su tardía respuesta, pues tuvieron que pasar ocho días para que interviniera”.

 

Durante su participación en el templete en el que sólo estuvieron familiares y estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, el actor Daniel Jiménez Cacho expuso que hoy en día las instituciones públicas en México son incapaces de garantizar seguridad entre la ciudadanía.

 

“A nivel nacional ha habido un recrudecimiento de la violencia. La descomposición y la parálisis de las instituciones del Estado son incapaces de salvaguardar la vida e integridad de las personas permitiendo que crezca la inseguridad, el horror y la zozobra”. En ese sentido, ambas figuras públicas remarcaron “Ayotzinapa nos duele, como nos duele todo México. Los crímenes que se han cometido contra los normalistas no pueden quedar impunes”.

 

Posteriormente, y a nombre de todas las organizaciones participantes en esta nutrida marcha que partiera del Ángel de la Independencia y concluyera en el Zócalo de la Ciudad de México, leyeron el siguiente pronunciamiento:

 

1.- La presentación inmediata y con vida de cada uno de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, víctimas de desaparición forzada. Lo que demanda la implementación de protocolos eficientes de búsqueda apegados a los más altos estándares, internacionales. La acción coordinada e investigaciones rápidas y exhaustivas de todas las autoridades competentes.

 

2.- Esclarecimiento e identificación de los más de 20 cuerpos hallados en las fosas clandestinas de Iguala. Nos sumamos a la exigencia de los familiares de los desaparecidos de que sean antropólogos forenses independientes quienes determinen la identidad de los cuerpos encontrados.

 

3.- Enjuiciamiento y castigo a los autores materiales e intelectuales. No aceptáremos que los hechos se atribuyan al crimen organizado, dado que a todas luces sabemos que se trató de un crimen de Estado en el que policías y funcionarios de distintos niveles de gobierno estuvieron involucrados.

 

4.-Demandamos que las autoridades estatales y federales traten con todo respeto a los familiares de los estudiantes desaparecidos y los mantengan informados antes que a los medios de comunicación.

 

5.- Manifestamos nuestro apoyo y solidaridad a este modelo educativo y desde la sociedad civil reiteramos toda nuestra solidaridad con los desaparecidos, heridos, y los jóvenes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero.