CHILPANCINGO, Gro., 29 de enero de 2016.-Trabajadores del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana protestaron en el Congreso local donde exigieron el no a la aprobación de los Contratos Colectivos de Protección Patronal.

Los manifestantes también pidieron el no a la división de las industrias petrolera y energética, además de que continuarán por acuerdos que se pactaron el pasado 26 de enero, donde determinaron que será una lucha nacional la que llevarán a cabo para que aparezcan los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

Paola Villanueva Salas, representante de este sindicato, indicó que están en contra de la política económica neoliberal para que se reivindique el nuevo rumbo del país.

“Esta movilización nacional se da por la situación de crisis recurrente que vivimos millones de mexicanos por la creciente pobreza, la desigualdad, la exclusión social de los trabajadores del campo y la ciudad, además de la falta de libertades básicas, es necesario que juntos luchemos en contra de la destrucción del planeta”, refirió.

La representante del Sindicato de Telefonistas indicó que en el ámbito internacional prevalece un panorama económico incierto, caracterizado por la desaceleración del crecimiento, la aplicación de políticas de ajuste y restricción presupuestaria, el descenso de los precios de las materias primas, alta volatilidad en los mercados financieros y el aumento de la deuda pública privada, factores que a decir de la entrevistada, inciden en mayor desempleo y en el descenso del nivel de vida de la población.

Recordó que en México la deuda externa creció en 10.15 puntos porcentuales, alcanzando un 44.9 por ciento del PIB.

Por ello consideró que hace falta recuperar la capacidad histórica de participación popular. Además de que comentó que actualmente no hay ninguna salida importante ante la crisis algo que tratarían de evitar a través de la movilización de la sociedad civil.

“Es por esto que las organizaciones y personalidades del FASU y otros referentes, hemos insistido desde hace muchos años, en la necesidad de un cambio de rumbo para democratizar y transformar el anquilosado régimen de nuestro país ante los intereses de Estados Unidos.

En su pliego petitorio que mostraron van demandas tales como el desmantelamiento del control corporativo sobre los trabajadores, la ratificación de todos los convenios internacionales de la OIT en materia de la libertad sindical y la contratación colectiva.

Armonizar las leyes nacionales con los tratados internacionales de Derechos Humanos de manera inmediata, la legislación nacional con el Convenio 169 de la OIT determinado en términos establecidos por la Jurisprudencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Los manifestantes estuvieron alrededor de 30 minutos y se retiraron de la puerta principal del Congreso local, donde colocaron una pancarta donde plasmaron sus demandas principales.