CIUDAD DE MÉXICO, 18 de marzo de 2016.- La líder de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, Nestora Salgado, defendió su inocencia, en su primer día libre luego de dos años siete meses de estar presa, acusada de secuestro y homicidio.

Salgado estuvo en el Centro Pro de derechos humanos, donde se refirió al continuo interés de la presidenta de la asociación Alto Al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, de que permaneciera en la cárcel, y quien ahora que alcanzó su libertad advirtió que interpondría un recurso contra el juez que la liberó.

“Que Dios perdone a la señora Wallace, yo ya la perdoné”, dijo Nestora Salgado.

“Soy una madre que lucha, no soy ninguna delincuente”, afirmó.

Explicó que fue encarcelada por pedir justicia y denunciar al entonces presidente municipal de Olinalá, Eusebio Rodríguez, y también responsabilizó al ex mandatario estatal Ángel Aguirre Rivero, por quien “pasé tiempos horribles”.

Ahora que está fuera de la cárcel refrendó su compromiso con las policías comunitarias, de las que se mostró orgullosa e incluso pidió a los presentes, 50 guardias comunitarias, macheteros de San Salvador Atenco y familiares de Nestora, ponerse de pie en honor de ellos.

Cuestionada sobre si pedirá al Estado mexicano la reparación por el daño que le causó, adelantó que lo está evaluando.

Indicó que seguirá en la lucha por las comunidades indígenas y dijo que no busca ser compensada con ningún cargo político.

“Nestora no se vende, no negocia lucha por su gente, no le vengan a ofrecer nada, no le ofrezcan un puesto político”.

Añadió que viajará a Estados Unidos a atenderse una molestia del brazo que se agravó con su estancia en la cárcel, pero volverá a Guerrero.

La nota en Quadratín México.