BRABANTE FLAMECO, Bélgica, 13 de febrero de 2015.- Esta semana quedó nuevamente demostrado que no hay peor infierno que el perder a un hijo, sin embargo, las consecuencias de la drogadicción son capaces de nublar el juicio de la madre más cariñosa del planeta, gestando una pesadilla digna de alaridos y desesperanza.

Y es que según narra The Mirror, una mujer belga bajo el influjo de sustancias estupefacientes habría encerrado presuntamente a sus 3 hijas en un bodega, a la que posteriormente prendió fuego mientras llamaba a su esposo para que “escuchara los gritos” de las menores.

El incidente se produjo en el municipio de Lennik (perteneciente a la provincia del Brabante Flamenco en la región de Flandes) e involucra a la señora Thioro Mbow (35 años), quien, en un ataque de psicosis producto de su adicción a la heroína, decidió vengarse de Hellmut Ulin (38) cuando este le pidió el divorcio y completa custodia sobre las niñas.

“Nunca voy a darte a mis hijas”, gritaba la mujer de ascendencia africana por teléfono, ello mientras que el señor Hellmut se aprestaba a toda velocidad al inmueble ubicado a 19 kilómetros de distancia de su ubicación y donde sus hijas, aún vivas, ardían en llamas.

“Puedo escuchar sus lamentos, pero no voy a hacer nada para salvarlas. Más vale que te des prisa. No creo que llegues a tiempo… no van a sobrevivir” se mofaba Thioro vía telefónica ante el horrorizado marido, quien pisó el acelerador a fondo tan pronto como abordó un automóvil de la constructora donde trabaja.

Hellmut hizo todo lo posible por impedir que Madyson (6 años), Abbygail (4 años) y la pequeña Omy (2 años) fueran consumidas por la ira de su esposa: llamó a familiares para que intentaran ayudarle en la faena de rescate, se comunicó con el departamento de policía local, clamó por auxilio a los bomberos… pero cuando finalmente arribó a la escena ya era demasiado tarde.

“Los tres cuerpos inertes de las niñas yacían completamente carbonizados y, en las inmediaciones, la señora Thioro fumaba tranquilamente un cigarrillo. ‘¿Sabes? Sólo bastaron 10 minutos de gritos para que todo terminara’, le vociferó a Hellmut, sin siquiera inmutarse de lo sucedido”.

Minutos después y mientras el hombre se encontraba en estado de shock, los cuerpos de emergencia llegaron al inmueble y pusieron bajo custodia Thioro, quien de acuerdo a testimonios de los vecinos “no derramó siquiera una lágrima en señal de remordimiento”.

Ya en entrevista con The Mirror, el señor Hellmut expuso que habría enviado una carta para solicitar la separación de Thioro a través de un alguacil. “Sólo quería asustarla, no quería que se fuera de la casa, quería que dejara de beber y de tomar drogas. Sólo quería hacerla entrar en razón, nunca pensé que las cosas terminarán de esta forma”, expuso el furibundo marido entre sollozos.

Al momento, se reporta que la señora Thioro ha sido detenida por presuntos cargos de asesinato y se está siendo interrogada, no obstante, ha guardado absoluto silencio en relación al caso “de forma que se le están realizando evaluaciones psiquiátricas para determinar su estado mental”.

En cuanto al señor Hellmut, se prevé que este fin de semana ofrezca los servicios funerarios en honor de sus 3 tesoros, no sin antes recibir tratamiento para que intente superar la tragedia.

Leer más en The Mirror

http://www.mirror.co.uk/news/world-news/listen-screams-mothers-chilling-phone-5151121