MÉXICO, DF, 22 de octubre de 2014.-Familiares de los estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, se presentaron en la Universidad Iberoamericana, donde exigieron justicia a las autoridades y fueron recibidos por la comunidad de esa casa de estudios, en un evento denominado Nos hacen falta 43, en el contexto del Día Global de Acción por Ayotzinapa.

Las actividades de solidaridad incluyeron una celebración eucarística, en la cual se manifestaron voces de las comunidades indígenas y judías, entre otras.

Ahí, José Solano, estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, expresó ante un auditorio repleto que “los estamos esperando en la escuela: nos hacen falta 43. No sabemos qué día lleguen, pero vamos a seguir pidiendo la presentación con vida de estos 43 estudiantes”.

Al grito de “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, la comunidad universitaria reunida en el auditorio José Sánchez Villaseñor escucharon también el testimonio de Clemente Rodríguez, padre del normalista desaparecido Christian Alfonso Rodríguez Telumbre. “Se los llevaron vivos y los queremos vivos. Agradezco el gran cariño que nos han tomado”, dijo.

“Queremos que sepan que no están solos buscando a sus hijos. Nos tienen a nosotros para apoyarlos, a la comunidad universitaria de la Ibero ciudad de México, estamos con ustedes”, señaló Conrado Zepeda, jesuita y académico del Posgrado en Antropología Social de la Ibero, división que este día se sumó al paro nacional en demanda de la presentación con vida de los 43 jóvenes guerrerenses.

En el resto de la escuela las actividades se desarrollaron con normalidad.

“La única posibilidad de vencer la violencia es el amor. No sólo son 36 justos (en referencia a una parábola hebrea) quienes sostienen al mundo: ahora son 43″, proclamó el presbítero jesuita Pedro de Velasco, quien destacó la importancia de transmitir un mensaje de paz, esperanza y unión ante la violencia sistematizada que experimenta el país.

Posteriormente se realizó un diálogo colectivo en el que participaron estudiantes, docentes y personal de la Ibero para hacer una reflexión sobre los hechos acontecidos en Guerrero.

Por la tarde, algunos miembros de la comunidad universitaria salieron de la UIA rumbo al Ángel de la Independencia para participar en la marcha con destino al Zócalo en solidaridad con los estudiantes normalistas desaparecidos y sus familias.