MADRID, Esp., 25 de octubre de 2014.- El clásico del futbol español enfrentó en el Santiago Bernabéu al mejor ataque y equipo de mejor pegada contra la mejor defensa. Saliendo el ataque con la mejor parte y es que el Real Madrid salió con la victoria y, de paso, le clavó tres al Barcelona, que hasta hoy había mantenido su meta en cero.

Al minuto 3, Neymar tomó el balón a las afueras del área y, de derecha, mandó a guardar el balón en el arco que protege Iker Casillas. Gol de vestidor para el equipo blaugrana que pegó primero en la casa blanca.

La dupla Messi-Neymar para el minuto 13, del primer tiempo, ya se encontraban amonestados.

En el 22′ Iker Casillas con una atajada providencial salvó su arco tras una descolgada de Luis Suárez por la banda derecha que buscó, y encontró, a Lionel Messi pero el cancerbero madridista se interpuso en el camino.

Para el minuto 33, Marcelo desbordó por la banda izquierda y tras entrar al área centró y Piqué detuvo el balón con la mano. Penal para el Real Madrid.

Cristiano Ronaldo en el minuto 35 puso el primero del conjunto blanco y el que también significó el primer gol encajado en el arco culé. Así se acabó la racha de Claudio Bravo (776 minutos). Quedó como la cuarta mejor en toda la historia de La Liga BBVA.

Ya en el inicio del segundo tiempo, al 50′, Pepe se alzó por encima de la defensa blaugrana y cabeceó, picando abajo a la izquierda, para vencer el arco de Claudio Bravo y firmar la remontada, momentánea, a favor de los vikingos.

En el minuto 56, Mathieu se encontró con un rebote pero Iker Casillas voló y tapó el remate que no sólo llevaba dirección de gol sino que también iba al ángulo superior derecho. Tapada providencial del ex campeón del mundo.

En el minuto 60, Isco robó un balón a Iniesta, pasó para Ronaldo que esperó y sirvió a James que tocó al espacio para que Benzema rematara cruzado y mandara a guardar el esférico en la red blaugrana. 3-1 para los merengues.

Luis Suárez dejó el terreno de juego para darle entrada a Pedro en el minuto 68. El uruguayo no se encontró y la apuesta de Luis Enrique al alinearlo no rindió frutos y, al contrario, significó un cambio total de sistema que evidenció las carencias del líder de La Liga.

Karim Benzema es el tercer jugador del Real Madrid que le marca al Barça en el Santiago Bernabéu en cuatro ligas seguidas, tras Santillana y, el mexicano, Hugo Sánchez. Así el Real Madrid le rompió el arco al, hasta hoy, invatido Barcelona y, de paso, le rompió el invicto a su portero, Claudio Bravo.