ACAPULCO, Gro., 11 de enero de 2014.- Más de 500 elementos de la fuerza estatal, que fueron respaldados por marinos y militares, requisaron el Centro de Reinserción Social  (Cereso) de Acapulco en busca de armas, droga u otros objetos prohibidos.
Cerca de la media noche inició la revisión al centro carcelario donde el pasado lunes murieron tres internos provenientes del penal de Tuxpan, ubicado en Iguala, debido a múltiples golpes y huellas de tortura.
El cateo dio inicio con el correspondiente pase de lista a cada uno de los internos a quienes colocaron en el patio, en tanto que personal de la Secretaria de Seguridad Pública con equipo anti motín revisaba celda por celda.
Apoyados con perros adiestrados en la búsqueda de droga, los uniformados recorrieron cada rincón del penal, pero sólo fue permitido el acceso a medios nacionales de comunicación, presuntamente por instrucciones del teniente y encargado de despacho de la secretaría, Leonardo Vázquez Pérez.
Al exterior, había presencia de por lo menos medio centenar de marinos y una cantidad similar de militares que resguardaron el perímetro en tanto se realizó la requisa.
Fuentes extraoficiales dieron a conocer que al igual que en la cárcel de Chilpancingo, se hicieron denuncias anónimas de que dentro de la cárcel de Acapulco se tenían objetos prohibidos.
El resultado de lo incautado en el penal se dará a conocer en el transcurso del día debido a que presuntamente terminaría pasadas las 3 de la mañana de este sábado.
Cabe señalar que en el Cereso de Chilpancingo se incautó droga, una pistola, 800 armas punzo cortantes, plasmas y otros objetos prohibidos a los internos.