MORELIA, Mich., 27 enero de 2016.- La policía michoacana no tiene ningún agente que esté siendo sujeto de averiguación por parte de la Procuraduría General de Justicia, aseguró el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, José Antonio Bernal Bustamante.

Para ello se ha trabajado de manera ardua con el Centro de Control de Confianza (C-3), pero no se descarta que en cualquier momento un mando pueda corromperse, dijo el funcionario estatal. En cambio, aseguró, sí han recibido ya varias solicitudes por parte de presidentes municipales, en base al convenio de Mando Unificado, para recibir capacitación y certificación por parte de C-3.

En torno a la detención de los 30 normalistas que fueron liberados la noche del miércoles, Bernal Bustamante negó que se hubiera sembrado alguno de los explosivos como han declarado los abogados de los estudiantes.

La nota aquí.