MORELIA, Mich., 9 de abril de 2016.- La reunión fue en la Plaza Melchor Ocampo, los niños Triquis jugaban entre ellos, otros eran entrevistados por diferentes medios y otros más se tomaban fotos.

La intención de reunirse era para hacer un recorrido por el Centro Histórico de Morelia.

Axel, Mariano y Carlos, de once años de edad, juegan con otros compañeros y platican con efectivos de la Gendarmería que los resguardan.

Al principio, los tres, con vergüenza, aceptan hablar para Quadratín, dan sus nombres y edades y dicen que sí se sienten como estrellas; se ríen.

A la primera oportunidad dejan solo a Axel, quien se suelta y cuenta que en su casa están muy orgullosos de él por lo realizado, se dice feliz porque le ha tocado viajar mucho con el equipo, “hemos ido a Veracruz, Culiacán, Italia, San Luis Potosí, Guadalajara, Morelia…y ya no me acuerdo” dice ya con evidente pena.

Se anuncia que es hora de partir y los niños deportistas corren para abordar el autobús en el que viajan pero son detenidos, Jetzemaní Nuñez, director operativo del Instituto Moreliano del Deporte (Imde) y encargado del paseo señala que el recorrido será a pie.

Toman la calle de Valladolid con rumbo a la plaza del mismo nombre, siempre escoltados por agentes de la Policía Federal. La primera parada es ahí en la plaza, donde se les explica que va a ser cubierta de duela para poder jugar baloncesto.

El contingente prosigue por la avenida Madero, por delante cuatro motos tipo spyder de la Gendarmería, y lo cierran cuatro patrullas de la misma corporación.

Las fotos en Las Tarascas no pueden faltar; después de tomar aire y un respiro por el calor, los niños multicampeones se acomodan frente a la tradicional fuente y se toman fotos.

Ahora sí, se suben al autobús para cerrar el paseo con un buen gazpacho de La Merced.