ACAPULCO, Gro., 18 de agosto del 2015.- A pesar de que la federación ha brindado ayuda a Guerrero después de los fenómenos hidrometeorológicos Ingrid y Manuel, en donde se aplicó un recurso extraordinario histórico para la reconstrucción, el gobernador electo, Héctor Astudillo Flores, enfrentará una deuda de 16 mil millones de pesos.

Astudillo explicó que el déficit millonario se desglosa en los adeudos con bancos por más de tres mil millones de pesos y se enfrentará a una obesa nómina en la Secretaría de Salud, que tiene ya un déficit de 13 mil millones de pesos.

Astudillo Flores reconoció que esta deuda es la más alta en la historia de Guerrero, pero la prioridad que enfrentará desde el inicio de su gobierno es el tema de la inseguridad, ya que de ello depende la actividad económica y turística del estado.

Finalmente informó que a partir del 27 de agosto inicia el proceso de entrega recepción, que se hará con toda transparencia y apego a la legalidad para que la población se entere de lo que ocurre en su gobierno.