CHILPANCINGO, Gro., 10 de julio de 2014.- El alcalde Mario Moreno Arcos reconoció que el Mando Único de Policía no resolverá la situación de violencia que se vive en la capital guerrerense.

“La idea es que podamos reforzar al máximo la seguridad, pero el Mando Único Policial no es garante de que se solucione el problema”, expresó en entrevista.

Moreno Arcos se negó a hablar sobre el supuesto “levantón” que sufrió una pareja con un bebé por parte de un grupo armado; el menor presuntamente fue abandonado, pero sus padres no aparecen.

“Los reportes que tengo son los que ustedes ya conocen”, argumentó el presidente municipal priista.

Indicó que en las zonas rurales del municipio se cuenta con la participación de la Policía Rural, mientras que en el valle de Ocotito hay presencia de la Policía Ciudadana de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

En el caso de los pueblos del valle, dijo que cuando se complica el tema de seguridad, se refuerza la presencia policiaca.