ACAPULCO, Gro., a 21 de mayo de 2016.- El regidor Arturo López Sugia señaló que ya es tiempo de que el gobierno municipal que encabeza Evodio Velázquez Aguirre asuma su responsabilidad y reconozca que el recorte salarial a mil 400 trabajadores municipales se debió “a un error administrativo porque no se hizo adecuadamente la proyección de la nómina en el presupuesto”.

“Ya se deben asumir las responsabilidades propias, luego de siete meses de gobierno ya no es creíble que se le esté culpando de todos los males a la anterior administración, cuando es claro que quien elaboró el presupuesto de egresos para este año es el actual gobierno municipal y que por inexperiencia no hizo bien sus cálculos, de ahí que tengan que recurrir a sacar las tijeras para recortarle sus ingresos a los trabajadores”, dijo.

El edil de Movimiento Ciudadano consideró que decir a los trabajadores que quien no esté a gusto con el recorte a su salario puede presentar su renuncia, como declaró el alcalde Evodio Velázquez a algunos medios de comunicación, “exhibe su total desconocimiento del derecho laboral e inclinaciones al autoritarismo que pueden empeorar el problema”.

La Ley Federal del Trabajo establece que los trabajadores a los que se recorte el salario tienen derecho a una liquidación “yo no sé cómo le van a hacer si los empleados demandan derivado de este problema, porque están en su pleno derecho de hacerlo y se debe tratar este asunto con oficio político y no con posturas radicales”.

Por eso, dijo, su postura en la sesión de Cabildo de ayer viernes fue crítica “porque considero que deben asumirse las responsabilidades y que se debe actuar con toda seriedad en este tema que afecta el ingreso de mil 400 familias, cuando no se calcularon bien los salarios, se generó más burocracia, más rentas para nuevas dependencias, se gastó en desplegados para pleitos políticos y se pensó que el presupuesto era inagotable sin tener en cuenta que el dinero es un recurso escaso”.

En esa misma sesión de Cabildo, informó López Sugia, se aprobaron por unanimidad dos acuerdos económicos que presentó, para elaborar un diagnóstico de la afectación de la violencia en establecimientos turísticos locales, y para que el alcalde lleve al comité del Fideicomiso de Promoción Turística la propuesta de una campaña para aprovechar la contingencia ambiental en la Ciudad de México “con el objetivo de que repunte la ocupación de fin de semana que ha estado más baja que la de Zihuatanejo e incluso que la de Taxco”.