CHILPANCINGO, Gro., 29 de enero de 2014.- El alcalde capitalino Mario Moreno Arcos convocó a los tres niveles de gobierno a llegar a un compromiso formal para multiplicar acciones y abatir el clima de inseguridad y violencia, que no sólo afecta dijo a la capital sino a las comunidades del municipio y anunció que anoche mismo dialogó ampliamente con el gobernador Ángel Aguirre Rivero sobre estos temas y señaló que el mandatario ordenó que se tomaran medidas inmediatas.

El edil indicó que como parte de esa disposición, el gobernador ordenó que 150 elementos de la policía estatal se incorporen de inmediato para reforzar la seguridad en Chilpancingo, además de otras medidas para garantizar la seguridad de la población.

Asimismo, Moreno Arcos condenó y lamentó el atentado que sufrió la noche del martes el empresario Pioquinto Damián Huato, donde resultó muerta su nuera y herido su hijo, porque son hechos que no se pueden tolerar y dijo que ha solicitado no sólo la intervención de la procuraduría estatal sino incluso de la PGR para esclarecer los hechos y castigar a los responsables.

Sobre los señalamientos que le hizo hace unos días Pioquinto Damián Huato, quien incluso lo calificó como “narco alcalde”, Moreno Arcos dijo que su trayectoria está a la vista de todos y como oportunamente lo dijo en su momento, “si el profesor Pioquinto tiene las pruebas necesarias para hacer esas acusaciones tan serias, que las presente ante las instancias judiciales correspondientes, ante las que estoy a disposición y compareceré sin temor alguno, porque no he cometido ningún ilícito”.

Sobre la eventualidad de que lleguen a la ciudad los grupos de autodefensa que encabeza la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), el alcalde señaló que confía en la voluntad de diálogo y buena disposición de su dirigente Bruno Plácido Valerio, con quien se busca la manera para darle cauce institucional a ese movimiento ciudadano.