CHILPANCINGO, Gro., 19 de febrero de 2015.- La reportera Adriana Urbina Corona denunció ante la Comisión de Derechos Humanos (Coddehum), las agresiones que sufrió de parte de elementos de la Policía Ministerial y del personal de seguridad de Miguel Ángel Godínez Muñoz, titular de la Fiscalía General del Estado (FGE).

La reportera acudió a las instalaciones de Codehum, acompañada de su esposo Pedro Julián Bustamante Arzate, para presentar una denuncia de hechos.

Relató que la noche del miércoles acudió a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE), tras enterarse que los maestros y normalistas de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG),  entregarían a los rehenes de la empresa Coca Cola, a cambio de la liberación de los tres estudiantes que fueron detenidos en flagrancia cuando saqueaban productos de la refresquera.

Urbina Corona relató que en la sala audiovisual de la Fiscalía se llevaba a cabo una reunión entre los funcionarios de la Fiscalía y el presidente de la Coddehum, Ramón Navarrete Magdaleno.

La reportera comentó que ella trató de ingresar a la reunión para captar video y fotografías, pero en ese instante llegó el fiscal Miguel Ángel Godínez Muñoz, a quien notó incomodo por la presencia de periodistas, por lo que le ordenó a su jefe de seguridad que la sacara a ella y a su esposo.

“Se pasaron de lanza, al parecer estaban haciendo negociaciones turbias y me empezaron a manotear mi cámara, me empujaron para sacarme del lugar y como no pudieron me empezaron a prender lámparas por todos lados los de seguridad del fiscal. Yo les dije que me dieran un motivo del por qué lo hacían y se me acercó el fiscal y dijo ‘porque quiero, porque yo di la orden’, a parte me dijeron que si no dejaba de grabar me atuviera a las consecuencias, a lo que les respondí ‘¿qué me van a hacer?, ¿mandarme matar por hacer mi trabajo?’”, relató la reportera.