CHILPANCINGO, Gro., 11 de noviembre de 2014.- A través de un comunicado, el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) reprueba la agresión de que fueron objeto en Chilpancingo.

El asalto vandálico de que fueron objeto nuestras instalaciones es, mucho más que un atentado en contra de este partido político, una agresión a la sociedad guerrerense, y representa una amenaza para las personas que no debe repetirse ni quedar impune. Nadie puede pretender exigir derechos, por vías contrarias a la Ley”, aseguran en la misiva.

Asimismo, pidieron al gobierno del Estado seguridad para los militantes de ese partido y la protección de sus instalaciones, así como el restablecimiento del orden legal y de la seguridad de los guerrerenses.

También reiteran su firme decisión de combatir la violencia con la política, y “hacer todo lo que esté a su alcance por la seguridad, la justicia y la paz”.

Cabe recordar que ésta mañana, maestros del al Coordinadora Estatal para trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) y normalistas incendiaron las instalaciones de la delegación estatal del PRI, ubicadas en Chilpancingo.

El subsecretario de Seguridad Pública, José Gatica, fue retenido por miembros de la CETEG cuando el mando policial intentaba negociar con los manifestantes para que cesaran los disturbios en las afueras del edificio del PRI. Sin embargo los manifestantes exigían que les entregaran a dos detenidos de la CETEG para liberar a José Gatica. Finalmente tuvieron que interceder integrantes del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan para liberar al subsecretario de Seguridad Pública.

Durante el zafarrancho, los reporteros de El Sur, La Jornada y Milenio, resultaron heridos.