ACAPULCO, Gro., 2 de marzo de 2015.- En el estado de Guerrero, 7 millones de palmas de coco sembradas en 70 mil hectáreas requieren renovarse, ya que el 60 por ciento de la existencia ya tiene vejez y esto provoca que la producción de la fruta vaya a la baja.

El administrador del Grupo Comercial Navarrete, Pedro de la O Reyes, dio a conocer que las palmeras ya existentes cuentan desde 60 hasta más de 100 años de existencia y producción, por lo que ya requieren renovarse. “Nos preocupa que si no se acelera la renovación tendremos puras palmas viejas”, señaló.

El empresario dijo que el sector cocotero ya se prepara para esta renovación, de modo que están innovando la tecnología en las plantas productoras, de modo que están creando “palmeras prematuras”, que en tiempo normarl les llevarían 7 años llegar a su madurez para producir el fruto, y éstas estarán listas en 3 años y medio.

De la O Reyes dijo que se busca unir al gremio a fin de pedir apoyos al gobierno estatal y federal, y que puedan reactivar la producción. Dijo que la renovación sería lo fundamental en una primera etapa, y en una segunda se ubica la industrialización y la comercialización, de ahí que este lunes se llevó a cabo una reunión entre campesinos cocoteros y la empresa Pepsico.

Con información de Uriel Sánchez