OMETEPEC, Gro., 21 de agosto de 2014.- Luego de conocerse que la tarde del martes, policías comunitarios de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) detuvieron al taxista Roberto Vidal López, decenas de militares fueron apostados, por segundo día consecutivo, en ambos accesos a Cochoapa, comunidad de Ometepec.

Al detenido no le permitieron el acceso a su esposa, Yadira Onofre López, quien se presentó en el Ministerio Público para hacer la denuncia por privación ilegal de la libertad, según información publicada por La Jornada Guerrero.

En la casa de justicia de Cochoapa, un guardia indicó que ningún coordinador de la CRAC estaba disponible para informar a la prensa respecto el caso; tampoco los familiares tienen acceso al detenido; ni el dueño del taxi pudo entrar para gestionar la devolución del auto Nissan Tsuru modelo 2005, marcado con el número económico 03 del servicio colectivo Ometepec-Tlacoachistlahuaca.

Se especulaba que los comunitarios habrían instalado un retén sobre la carretera Ometepec-Tlacoachistlahuaca, cerca de Cochoapa, y que el taxista, intentando evadir la revisión a bordo del auto, fue a chocar contra una patrulla de la Crac, bajó y echó a correr, y que los policías le dispararon.

Por el hermetismo sobre el caso, se propagó el rumor inclusive de que el ruletero había muerto, lo cual generó al poco rato la movilización de los militares, que la tarde de este miércoles seguían apostados en los accesos a este pueblo amuzgo.

Otro guardia comunitario que cuida la cárcel dijo que el taxista no está lesionado, y que así lo habían corroborado los militares, quienes la noche del mismo martes lo revisaron en su celda, donde continuaba este miércoles.

Su esposa, de 20 años, indicó que a las 6 de la tarde del martes acudió a la casa de justicia de Cochoapa pidiendo hablar con su marido, pero le fue negado por uno de los consejeros de la CRAC.

Volvió a las 9 horas de este miércoles y fue recibida por el coordinador Evencio Parral Morga, quien le indicó que podría ver a su cónyuge hasta dentro de dos meses, porque apenas lo van a interrogar.

La mujer denunció ante el Ministerio Público esperando a los coordinadores de la CRAC de Cochoapa por la privación ilegal de la libertad en agravio de su marido.