MÉXICO, DF., 5 de agosto de 2014.- El gobernador Ángel Aguirre Rivero manifestó su respaldo a la Caravana por la Paz y el Desarrollo, que este lunes llegó al Distrito Federal, pues reconoció que hay problemas en materia de pobreza e inseguridad pública, sin embargo, negó que haya presos políticos en la entidad.

Según lo publicado por Milenio, el mandatario estatal anticipó que a nadie se reprimirá ni sancionará por el hecho de que se manifieste públicamente, siempre y cuando la protesta se desarrolle en el marco legal.

Además reconoció que los grupos sociales tienen todo el derecho de buscar los contactos en el centro del país para buscar la solución a sus demandas, aunque eso no significa que aquí no se les haya hecho caso.

Dijo que en su momento se ha dialogado con dirigentes como Bruno Placido Valerio, de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), pero en algunos casos no se han tenido los avances deseados.

Cuestionado sobre la existencia de presos políticos en Guerrero, como se plantea en el pliego petitorio de la Caravana, Aguirre señaló que no reconoce dicho calificativo: “Pues los casos que se han dado en Guerrero, son con estricto apego a derecho”.

Sin embargo, reiteró que no ve con malos ojos la movilización que inició el domingo, “pues todos pueden hacer gestiones adicionales y serán bienvenidos”.