MÉXICO,DF,. 30 de diciembre de 2015.- El Año Nuevo es de fiesta para 79 de cada 100 mexicanos, entre los que las tradiciones como encender velas, vestirse con prendas amarillas o barrer para echar fuera la mala suerte no pasan de ser una ilusión y no como fórmulas mágicas que se harán realidad.

La Noche Vieja, la última de 2015 y la primera del año entrante, no es celebrada por 20 de cada centenar de personas entrevistadas telefónicamente por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE).

Un detalle de la encuesta llama la atención 79 por ciento de mujeres y hombres hacen o van a fiestas de fin de año, pero mientras entre ellos 21 no celebra 18 de ellas tampoco festejan el 31 de diciembre.

Las cenas y reuniones en casas, restaurantes y sitios públicos reúnen por igual a amigos y familiares, pero a diferencia de la Navidad en que la mayoría ve como acto de contenido religioso, la fiesta de Año Nuevo es más pagana.

Por esto, los encuestadores de GCE mencionaron que hay quienes acostumbran realizar algunos ritos o prácticas el último día del año para que el próximo sea más próspero y se deje atrás todo lo negativo.

Y los entrevistadores de Gabinete (www.gabinete.mx) preguntaron ¿cree que este tipo de ritos ayuden a tener un mejor año o no ayudan en nada?

Hay personas que tienen fe a los rituales y suman 14 por ciento de los entrevistados, mientras que 70 por ciento piensa que esas costumbres no atraen la buena suerte o ahuyentan la mala fortuna. Para 8 por ciento de las personas los ritos funcionan dependiendo de las creencias y 4 por ciento por aquello de las dudas no reveló lo que cree y 1 por ciento dijo que no sabe.

Sigue la nota aquí.