CHILPANCINGO, Gro., 17 de diciembre.- El gobierno del estado pidió a Banobras una prórroga para que el sistema de transporte Acabús inicie operaciones en el primer semestre de 2016 y no antes del 31 de diciembre, debido a que al no cumplirse ese plazo la banca de desarrollo podría pedir que el gobierno estatal reintegre 2 mil 155 millones de pesos, informó el gobernador Héctor Astudillo.

“El gobierno del estado se encuentra vulnerable si no logra iniciar operaciones el sistema de transporte Acabús”, dijo el gobernador al presentar las conclusiones de la entrega-recepción de la administración pública.

Durante la lectura del informe este miércoles en Casa Guerrero, reiteró que recibió el gobierno estatal con un déficit de más de 18 mil 600 millones de pesos, cifra superior en más de 5 mil millones de pesos al reportado por el gobierno de Rogelio Ortega Martínez, a finales de julio pasado.

Señaló que tan sólo entre 2009 y 2014 la Auditoría Superior de la Federación (ASF) observó más de 8 mil millones de pesos y que se encontraron 22 obras con irregularidades que ascienden a 292 millones de pesos.

Entre las inconsistencias más reiterativas en la ejecución de obra, se encuentran: obras inconclusas, pagadas sin comprobación, no ejecutadas, con reporte de mala calidad y ejecutadas sin partida presupuestal. 

En el caso del Acabús, obra iniciada en 2012 y que debió iniciar operaciones en junio de 2015, los contratos de obra y supervisión se encontraron vencidos desde el 30 de noviembre de 2014, situación que ya fue regularizada.

Sin embargo, existe un pasivo pendiente por cubrir por 170 millones de pesos, de los cuales 70 millones no cuentan con suficiencia presupuestal ni con contrato alguno.

Respecto al Macrotúnel, iniciado el 6 de junio de 2013, que debió haber iniciado operaciones en junio de 2015 con una inversión de 3 mil 500 millones de pesos, la obra está detenida por demandas de ejidatarios y particulares ante la falta de los permisos correspondientes.

Se encontraron  irregularidades en la obras de remodelación de la glorieta de La Diana en Acapulco, para la que se etiquetaron 7 millones de pesos y se reportó un avance del 99 por ciento, sin embargo “esta obra se encuentra al 59 por ciento de su conclusión”.

En la remodelación de La Quebrada, se etiquetaron recursos por 20 millones de pesos y se reportó un avance del 23 por ciento, mientras que en la que se realiza en el Zócalo de Acapulco, proyectada para concluirse en noviembre de 2014, la obra tiene un avance de sólo el 59 por ciento.

 

Presión financiera por laudos y adeudos

 

En el tema financiero Héctor Astudillo aseguró que del 14 al 18 de diciembre “hemos pagado ya más del 90 por ciento de los sueldos, salarios y aguinaldos, que ascienden a más de 2 mil millones de pesos”, que no fueron previstos por su antecesor Rogelio Ortega Martínez.

Sin embargo se trabaja en la gestión de 100 millones para pagar a pensionados y jubilados del Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero que “enfrenta una crisis financiera severa: un pasivo de más de 400 millones de pesos”.

Además el gobierno de Guerrero enfrenta una presión financiera adicional de más de mil 100 millones de pesos y un pasivo contingente de 800 millones de pesos por laudos; adeudos por 5 mil 800 millones de pesos con prestadores de bienes y servicios; así como de mil 500 millones más por las deudas con terceros institucionales y con empresas del sector financiero y aseguradoras.

Los municipios han solicitado 200 millones de pesos para cumplir con sus compromisos de gasto para el cierre de 2015, mientras este año, por falta de gestión ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) quedaron sin ejercer mil 150 millones de pesos.